Nov 04 2013


El origen pagano de la expiación cristiana

Filed under Sin categoría

 

La doctrina de la expiación es milenaria y pagana. Pertenece al grupo de creencias mágicas teológicas de la religión idolátrica sumeria-babilónica. Los fenicios, también, la enseñaban en su cosmogonía religiosa. La doctrina cristiana de la expiación, que aparece en el Nuevo Testamento fue una interpretación, para darle algún sentido lógico a lo incomprensible, de la muerte de Jesús en Israel. Concebida por algunos de sus seguidores y basada en un entendimiento mental que había sido formado en una cultura intrínsecamente idolátrica y pagana como era la del mundo israelita y gentil de la era.

Lo que no es de origen pagano idolátrico es la doctrina del arrepentimiento y perdón de yerros. Aunque tenían ciertos conceptos acerca del mal no existía en el paganismo la liberación y protección del mal por el respeto y el cumplimiento de las leyes morales de sus dioses. Tampoco existía el concepto de perdón a través del arrepentimiento establecido como doctrina religiosa. La forma de reparación, ante los dioses, eran los sacrificios. La liberación de enfermedades, del mal y de sus funestos efectos se basaba en un estructurado y monótono sistema de encantamientos orales en donde el ejecutor era un sacerdote – hechicero. Estos hechizos eran acompañados con prácticas ritualistas o ceremoniales, que se creían tenían poderes mágicos si eran debidamente usados, como la disposición de panes, derramamiento de aceite, ramas de tamarisco en la mano del sacerdote-mago, el tamarisco era el “arma poderosa del dios Anu” que el sacerdote mantenía en su mano hasta terminar la encantación, muñecos de cera quemados, agua de encantación, piedras con poderes sobrenaturales, etc.

Los encantamientos que a continuación aparecen fueron supuestamente enseñado por el dios pagano Ea a su hijo mayor el dios Marduk. Ea era el dios del agua y patrón de la ciudad sumeria de Eridu. Cuando recitaba la encantación el sacerdote – hechicero por lo general comenzaba de la siguiente manera:

Yo soy el hechicero sacerdote de Ea¹,
yo soy el mago de Eridu,
yo soy el mensajero de Marduk;
para reavivar el enfermo
el gran señor Ea me ha enviado;
él ha añadido su hechizo puro al mío
él ha agregado su voz pura a la mía,
él ha agregado su saliva pura a la mía,
él ha añadido su oración pura a la mía.
Si tú eres un espíritu maligno o un demonio malo,
o un fantasma maligno o un demonio malo,
o un dios maligno o un demonio malo,
¡Quítate de delante de mí!
¡Por el cielo tú seas exorcizado! ¡Por la tierra seas exorcizado!
Que la peste, la fiebre, el dolor, la hechicería y
todo mal sea eliminado del cuerpo del vagabundo.

Las costumbres religiosas, también, consistían en el sacrificio de un joven cerdo o un niño. El niño a su vez podía ser substituido por un muñeco de cera. Los siguientes sortilegios explican la práctica.

Oración para sacrificar el cochinillo de la sustitución

Encantamiento²

“Ve, hijo mío (Marduk) “] (El dios Ea habla a su hijo Marduk)
“[Toma] un cochinillo [y]…..
“[En] la cabeza del enfermo [ponlo]
“Saca su corazón y sobre el corazón del hombre enfermo [ponlo],
[Espolvorea] su sangre en los costados de la cama [y]
“partiendo el cerdo sobre los miembros del enfermo desparrámalos sobre su cuerpo, luego limpia y lava el hombre con agua pura de lo profundo, pon cerca de él un incensario (y) una antorcha”

Cocina siete panes en las cenizas dos veces…
“Da el cerdo en su lugar y
“Que la carne del cochinillo sea como su carne,
“Y la sangre como su sangre,
“Y que la sostenga;
“Deja que el corazón sea como corazón
(El cual has colocado sobre su corazón)
Y que lo sostenga;
[Qué el cochinillo]. . . puede estar en su lugar. . .
[Que el] cerdo se convierta en un sustituto para él. . .
¡Qué el espíritu del mal, el demonio del mal se haga a un lado!
¿Puede un espíritu bondadoso, un genio bondadoso estar presente?

Oración para sacrificar el niño de la sustitución

Encantamiento³

Una fiebre mala descansa en el cuerpo del hombre,
Ha cubierto al errante, como con un vestido,
Que sostengan las manos y los pies,
Que sus miembros sean dislocados
El gran Príncipe Ea, señor de la magia,
Puso un niño en su cabeza delante de él
El jefe le habló (diciendo):
“El niño es el sustituto de la humanidad.”
“El chico por su vida se da,
“La cabeza del niño por la cabeza del hombre él da,
“El cuello del niño por el cuello del hombre él da,
“El pecho del niño por el pecho del hombre él da,
“La … [del niño por el … del hombre] se da”
Por la magia de la palabra de Ea”
¡Deja que el conjuro de las profundidades de Eridu
nunca sea desatado!

Como puede observarse en las dos encantaciones tanto el cochinillo como el niño substituían el cuerpo del hombre enfermo que debía morir. Como por arte de magia, la enfermedad o el flagelo demoniaco en el cuerpo del hombre era transferido al cochinillo o al niño sacrificado. En los dos rituales de expiación y sustitución debía haber muerte o derramamiento de sangre. La sangre era vital en los sacrificios o rituales paganos.

La cosmogonía fenicia contada por Sanchionato el sacerdote pagano más antiguo que se conoce dice lo siguiente acerca del sacrificio místico del único hijo:

“Era costumbre entre los antiguos, en tiempos de gran calamidad, para evitar la ruina de todo, que los gobernantes de la ciudad o nación sacrificaran al más amado de su hijo, como precio de redención, a los dioses deseosos de venganza. Aquellos, quienes fueron dedicados para este propósito, eran ofrecidos místicamente para Cronos, a quienes los fenicios llamaban “El”. Y quien después de su muerte fue deificado e instaurado en el planeta que lleva su nombre. Cuando era rey tuvo un único hijo con una ninfa del país llamada Anobre, que por ello es de estilo Jeoud por lo que los fenicios todavía le llaman el hijo único, sucedió que cuando un gran peligro de guerra acosó su tierra adornó el altar, e invistiendo a su hijo con los emblemas de la realeza lo sacrificó.” 4

La religión judía y la cristiana tienen raíces paganas. Cuando los hebreos se quedaron sin templo tuvieron que forzosamente idear una forma de comunión espiritual que ya no tenía como centro el templo y los sacrificios, los dos elementos fundamentales del paganismo religioso. Los obstáculos más graves que tuvo el Israel antiguo en su relación con Dios, fueron el templo, los sacrificios y costumbres ancestrales de sus padres. Que eran, sencillamente, las costumbres religiosas paganas traídas por la familia de Abraham a Canaán desde Ur, Sumeria.5 Se observa en los profetas que las reprimendas eran acerca del valor fuera de lugar que le daban al templo y su fascinación con el paganismo que incluía el ritual de los sacrificios. También, les fue repetida la aclaración de que Dios no les había jamás hablado ni pedido hacer nada con respecto a cultos, rituales y sacrificios. Ya que la adoración de ídolos, imágenes y su ritual elaborado de sacrificios eran creación del hombre para su propia exaltación divinizada.

El andamiaje de la religión judeocristiana es decir su estructura religiosa como por ejemplo, el edificio o iglesia, el sacerdocio con sus divisiones, los rituales como la eucaristía, el altar que representa el lugar del sacrificio, la exegesis acerca del ministerio de Jesús, (vino a morir por nosotros o fue nuestro sustituto etc.) y la demonología entre otras cosas es de origen pagano.

La Biblia recogió en múltiples instancias el rechazo y disgusto de Dios hacia la idolatría o el paganismo con todas sus costumbres, sacrificios y creencias supersticiosas. De hecho sus dos primeros mandamientos morales están en contra del culto idolátrico, prohibiendo la construcción y adoración de cualquier imagen o estatua con fines religiosos. La iglesia Católica Romana ha violado estos primeros mandamientos de culto ordenados por Dios desde un principio sin titubear. El gran error, que Dios lo sentenció como pecado, del pueblo hebreo fue la inclusión de doctrinas paganas que practicaban en su seno y que consideraban muy queridas de su pasado pagano idolátrico. Doctrinas que las preservaron como ley de Dios siendo estas paganas. Leyes y costumbres ancestrales de sus ancestros paganos que no quisieron dejar de seguir y venerar. A pesar de que eran antagónicas a las leyes de Dios. Esas costumbres paganas básicas fueron seguidas por los cristianos y como cambiaron de forma les dieron otro sentido que el original.

Sabemos de las costumbres babilónicas de sustitución por la traducción de las tabletas cuneiformes. Las traducciones de estas tabletas son exorcismos y sortilegios que los sumerios y sus sucesores los babilonios emplearon hace unos seis o siete mil años, para evitar los ataques de los demonios, y alejar las influencias malignas de todo tipo. La creencia cristiana de la sustitución pía del Nazareno por la humanidad viniendo de Dios es ya inaceptable. No solo no pasa la vara de prueba de un análisis bíblico y profético sensato sino que también el material religioso descubierto, del contexto regional hebreo, lo desacredita como siendo propio de la Palabra del Dios de Israel. En realidad, la interpretación errónea y pagana del carácter de Dios sobre el tema de la sustitución vicaria de Cristo por la humanidad lo profana. Porque al usar para la interpretación de la muerte de un hombre, que parecía haber fracasado de su rol en el mundo, doctrinas supersticiosas creadas para el uso mágico de la teología idolátrica pusieron a Dios a la altura de los dioses de piedra y palo que crearon los antiguos humanos como rechazo y rebelión en contra de la autoridad de Dios.

1,2,3 The devils and evil spirits of Babylonia, R. Campbell Thompson V. I
4 Ancient Fragments, The theology of the Phoenicians from Sanchoniatho.
5 El fraude espiritual

 No olvides de enviarlo a un amigo.

Opiniones y valoraciones respetuosas de conformidad o disidencia son bienvenidas. Sin embargo, la política de comentarios del sitio prohíbe observaciones basadas en malas palabras o amenazas.

Copyright secured by Digiprove © 2013

One response so far

May 25 2013


La glorificación del homosexualismo

Filed under Sin categoría

Lot y sus hijas huyen de Sodoma illustración de Sunrays publicada en 1908

“Tan torpe era yo que no entendía. Era
como una bestia delante de ti”.

No quería hablar de este tema por considerarlo uno privado. Pero la situación ha llegado a un extremo tan irracional que me siento motivada a hacerlo. Basta leer los titulares de los medios de comunicación para entender la magnitud de la glorificación del homosexualismo. Prácticamente todas las semanas hay un país de la tierra que está decidiendo o aprobando leyes que permite a un hombre casarse con otro hombre y una mujer con otra. Le llaman al hecho “progresismo” siendo en realidad retroceso. La sexualidad invertida era una de las características sexuales del paganismo religioso que dominara antes del predominio judeocristiano. Y el casamiento entre hombres y entre mujeres es un elemento más de la meta latente, en el mundo, de destruir la cultura judeocristiana, la creencia en Dios y la eliminación del acatamiento de las leyes morales que sentenció en las sociedades del mundo. El acatamiento de las leyes morales de Dios, por el hombre, establece el reino de Dios. Voluntariamente hay una porción mayoritaria del mundo que no lo quiere. Quieren eliminar lo que consideran un estorbo para sus planes de control y dominio de las sociedades del mundo con sus ideas.

Una de las definiciones de glorificación es hacer glorioso algo o a alguien que no lo era. Es exactamente lo que por medio de una movida política proveniente del estado e impulsada por lobbies homosexuales han hecho de una práctica considerada moralmente inicua hace cincuenta años atrás la vedette del progresismo contemporáneo. La glorificación ha llegado al mismo cuerpo de la iglesia cristiana. No es fuera de lo común oír en estos días a pastores diciendo: “¡Dios es amor!” “¡Ama a todos!”, en referencia explícita al homosexualismo. Es increíble ver que estos supuestos creyentes prediquen lo contrario de lo que dice la Biblia con respecto al tema. La expresión de Dios es amor y ama a todos por igual es solo la mitad de la información con respecto al carácter de Dios. Dios ama al pecador pero espera que este se arrepienta de su pecado.

Los de adentro de la iglesia cristiana que dicen conocer a Dios con lo que expresan sobre el tema en discusión niegan sus leyes. Dios no solo es amor sino que es también justicia. En otras palabras las dos caras de la moneda son amor y justicia. La ley moral de Dios existe para juzgar a los que no la cumplen. El arrepentimiento es para que no los juzgue. A propósito de la ley controversial acerca del llamado matrimonio igualitario que impulsara el ex-presidente argentino Néstor Kirchner un ministro católico, el padre Nicolás Alessio, dijo: “”La homosexualidad es un don, una riqueza. Es un regalo de la naturaleza”1. Cuando dice que “es un regalo de la naturaleza” obviamente dice que es un regalo de Dios.

De más estar decir que el sexo no es un derecho civil. Es una actividad que Dios ha dado al hombre para procrear y continuar la humanidad con gozo. El hombre decidió hacerlo un derecho civil exigiendo el “derecho” al casamiento. Derecho es una palabra originaria del latín que significa lo que está hecho conforme a la regla. Por supuesto que el casamiento entre un hombre y otro hombre o una mujer con otra mujer es ridículo y absurdo. Pero con la excusa de hacerlo conforme a la regla los activistas homosexuales pretenden, según dicen, destruir el matrimonio como institución2. Aislada su pretensión no tiene mucho sentido. Porque hay más parejas viviendo juntos que en matrimonios constituidos. Sin embargo dentro del conjunto la jugada se entiende bien.

Ambicionan destruir el mundo social que existe a través de la modificación de las reglas morales más o menos conservadoras que subsisten entre hombres y mujeres en las sociedades del mundo. Si la parte de la humanidad que se opone a Dios y a sus leyes consiguiera lo que quiere, el mundo se parecería a lo que era antes de la influencia judeocristiana. La influencia ideológica de Babilonia, la madre de las rameras, no dejó de existir totalmente. Ha habido dos grandes culturas, desde que existen las civilizaciones del hombre, la pagana y la judeocristiana.

Cuando el judeocristianismo se hizo preponderante elementos del paganismo permanecieron dispersos. Inclusive algunos de ellos permanecieron en el cristianismo. En los últimos setenta años se inmiscuyeron en ideologías políticas, por ejemplo, el nazismo y el progresismo. Esto es a nivel de gobierno y de pretensión mundial. La creencia comunista marxista es muy seca. Babilonia no podía prender allí. El ser humano este con Dios o no es un ser espiritual. El marxismo al negar totalmente cualquier tipo de espiritualidad cerraba por mandato ideológico la influencia espiritual, no solo la judeocristiana sino también la de babilonia. Pero el progresismo, hijo de la izquierda marxista, es otro cantar. Este asunto del homosexualismo ha venido a ser uno entremezclado con la política, para hacerlo legal, y con la espiritualidad o moralidad para glorificación y aceptación moral voluntaria. En Sumeria y Babilonia las actividades homosexuales eran parte corriente de la vida diaria. Comúnmente se oye decir que siempre hubo homosexuales. En realidad no se sabe si las practicas existieron antes de las primeras civilizaciones humanas conocidas como lo fuera la sumeria y la babilonia. El libro de Sabiduría cuenta que las relaciones invertidas y el libertinaje sexual fueron producto del paganismo religioso. De modo que nos vamos a atener a lo que está en la historia escrita y nos acogeremos al relato del libro de Sabiduría.

La moda en si es una corriente humana con gran poder seductor. Tiene una increíble capacidad para arrasar sociedades enteras. ¿Se acuerdan de la moda del Twist o del Rock and Roll? ¿Y de la minifalda? Fueron furores mundiales. La moda tiene poder cautivante. El homosexualismo y lesbianismo han tomado la forma de una moda sexual genial y contemporánea. El estado moderno la ha hecho la moral inédita de las sociedades del mundo por medio de la aprobación de leyes. El estilo de moda sexual no va a parar allí. Una vez que se pasó el umbral de la cordura que dicta la conciencia diciendo “momentito esto no está bien” cualquier práctica sexual va a ser aceptable. Sobre todo al haberle cambiado el título de perversión a parafilia no solo al homosexualismo sino también a una lista grande de actividades sexuales como son como la pedofilia, zoofilia, voyerismo etc.

La recusación homosexual se eliminó cuando en los libros de siquiatría se declaró que el homosexualismo no es una enfermedad. A ello se le agregó la palabra “normal” por sus promotores. Sin embargo, el homosexualismo por ser considerado una parafilia en los libros de medicina, también, es evaluado como una desviación sexual. La misma palabra inglesa“straight” que quiere decir derecho y que define a los que no son gay, precisa la actividad homosexual como torcida o desviada de la pauta normal o natural. Entonces, el problema real era y es para muchos, todavía, de aceptación moral. Los lobbies homosexuales hicieron del asunto moral del homosexualismo, exigiendo el derecho a casarse como todos los ciudadanos, un asunto legal. Es decir la presión de cabildeo en los gobiernos fue y es la de hacer de la práctica homosexual una legal y aceptable por la sociedad disfrazando la mera actividad y preferencia sexual con un traje de derecho civil. Una cosa es que el estado proteja las minorías por discriminación. Otra que haga legal una preferencia sexual por medio de una institución civil. Allí se hizo la trampita para modificar la moral de la sociedad.

Si el lector es uno de esos que cree que las relaciones sexuales entre hombres y hombres y mujeres con mujeres son inaceptables, ahora está obligado a tragarse la moral de su conciencia. Con el propósito de que sus convicciones morales se debiliten, para eliminar su enseñanza, el vituperio que recibirán será intimidante y desmoralizador. Las consecuencias ya no son solo morales sino que también podrían ser legales. Por ejemplo si un juez decide no casar a un hombre con otro hombre por problemas de conciencia, el estado al haber hecho ley el tema moral lo obliga a casarlo pasando por alto su conciencia. De otro modo van presos o son juzgados por no cumplir la ley. Ya que el homosexualismo se ha hecho ley por medio del establecimiento de un matrimonio civil como así también el estado lo ha hecho moralmente aceptable. Todo esto es juego político.

Lo más alarmante es el segundo paso en la agenda de los lobbies homosexuales mundiales. Incluye el adoctrinamiento de los niños. Se pretende llevar a las escuelas públicas el homosexualismo, enseñado y presentado como si fuera un acto normal de la naturaleza humana y moralmente aceptable. El viejo proverbio define la intención: “Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.” Esto, también, es política. Babilonia se mezcla con el poder político para conseguir sus propósitos. Imaginen el futuro del mundo que están creando.

A partir de los sesenta las sociedades occidentales entraron en una etapa de “liberación” sexual sin límites. El lobista homosexual ha tenido bastante éxito, hasta ahora, porque ha hecho de la preferencia sexual un caso político. Lo gobiernos del mundo siguiendo la moda política sobre el tema lo decretan moral y aceptable para sus ciudadanos por medios de leyes. Por su puesto esta es la ley del hombre y no la de Dios. Cuando el hombre decide no poner límites a su libertad sexual y esta se politiza se avecina la tormenta social y el caos. El sexo es poder porque tiene la capacidad de crear vida. Este poder corrompido produce desconcierto social. Cuando las sociedades permiten la corrupción política, también, permiten la corrupción sexual.

Debido a que la moda sexual contemporánea, hecha ley, está engañando al mundo entero y a los mismos creyentes dejaré que el lector decida por si solo si Dios aprueba el homosexualismo.

LEVITICO 18

1 Habló Yahveh a Moisés, diciendo:
2 Habla a los israelitas, y diles: Yo soy Yahveh vuestro Dios.
3 No hagáis como se hace en la tierra de Egipto, donde habéis habitado, ni hagáis como se hace en la tierra de Canaán a donde os llevo; no debéis seguir sus costumbres.
4 Cumplid mis normas y guardad mis preceptos, caminando según ellos. Yo soy Yahveh, vuestro Dios.
5 Guardad mis preceptos y mis normas. El hombre que los cumpla, por ellos vivirá. Yo, Yahveh.

22 No te acostarás con varón como con mujer; es abominación.
23 No te unirás con bestia haciéndote impuro por ella. La mujer no se pondrá ante una bestia para unirse con ella; es una infamia.
24 No os hagáis impuros con ninguna de estas acciones, pues con ellas se han hecho impuras las naciones que yo voy a arrojar ante vosotros.
25 Se ha hecho impuro el país; por eso he castigado su iniquidad, y el país ha vomitado a sus habitantes.
26 Vosotros, pues, guardad mis preceptos y mis normas, y nos cometáis ninguna de estas abominaciones, ni los de vuestro pueblo ni los forasteros que residen entre vosotros.
27 Porque todas estas abominaciones han cometido los hombres que habitaron el país antes que vosotros, y por eso el país se ha llenado de impurezas.
28 Y no os vomitará la tierra por vuestras impurezas, del mismo modo que vomitó a las naciones anteriores a vosotros;
29 sino que todos los que cometan una de estas abominaciones, ésos serán exterminados de en medio de su pueblo.
30 Guardad, pues, mis observancias; no practicaréis ninguna de las costumbres abominables que se practicaban antes de vosotros, ni os hagáis impuros con ellas. Yo, Yahveh, vuestro Dios.

LEVITICO 20

13 Si alguien se acuesta con varón, como se hace con mujer, ambos han cometido abominación: morirán sin remedio; su sangre caerá sobre ellos.

DEUTERONOMIO 23

No haya ramera de entre las hijas de Israel, ni haya sodomita de entre los hijos de Israel.

I REYES 14

24 (Durante el reino de Robaom) Hubo, también, sodomitas en la tierra, e hicieron conforme a todas las abominaciones de las naciones que Jehová había echado delante de los hijos de Israel.

SABIDURIA 14

12 La invención de los ídolos fue el principio de la fornicación; su descubrimiento, la corrupción de la vida.
13 No los hubo al principio ni siempre existirán;
14 por la vanidad de los hombres entraron en el mundo y, por eso, está decidido su rápido fin.

22 Luego, no bastó con errar en el conocimiento de Dios; viviendo además la guerra que esta ignorancia les mueve, ellos a tan graves males les dan el nombre de paz.

25 por doquiera, en confusión, sangre y muerte, robo y fraude, corrupción, deslealtad, agitación, perjurio,
26 trastorno del bien, olvido de la gratitud, inmundicia en las almas, inversión en los sexos, matrimonios libres, adulterios, libertinaje…

I TIMOTEO I

9 teniendo bien presente que la ley no ha sido instituida para el justo, sino para los prevaricadores y rebeldes, para los impíos y pecadores, para los irreligiosos y profanadores, para los parricidas y matricidas, para los asesinos,
10 adúlteros, sodomitas, traficantes de seres humanos, mentirosos, perjuros y para todo lo que se opone a la sana doctrina…

EPISTOLA A LOS ROMANOS 1

20 Porque lo invisible de Dios, desde la creación del mundo, se deja ver a la inteligencia a través de sus obras: su poder eterno y su divinidad, de forma que son inexcusables;
21 porque, habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios ni le dieron gracias, antes bien se ofuscaron en sus razonamientos y su insensato corazón se entenebreció:
22 jactándose de sabios se volvieron estúpidos,
23 y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por una representación en forma de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos, de reptiles.
24 Por eso Dios los abandonó a las apetencias de su corazón hasta una impureza tal que deshonraron entre sí sus cuerpos;
25 a ellos que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y adoraron y sirvieron a la criatura en vez del Creador, que es bendito por los siglos. Amén.
26 Por eso los entregó Dios a pasiones infames; pues sus mujeres invirtieron las relaciones naturales por otras contra la naturaleza;
27 igualmente los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se abrasaron en deseos los unos por los otros, cometiendo la infamia de hombre con hombre, recibiendo en sí mismos el pago merecido de su extravío.
28 Y como no tuvieron a bien guardar el verdadero conocimiento de Dios, los entregó Dios a su mente insensata, para que hicieran lo que no conviene:
29 llenos de toda injusticia, perversidad, codicia, maldad, henchidos de envidia, de homicidio, de contienda, de engaño, de malignidad, chismosos,
30 detractores, enemigos de Dios, ultrajadores, altaneros, fanfarrones, ingeniosos para el mal, rebeldes a sus padres,
31 insensatos, desleales, desamorados, despiadados
32 los cuales, aunque conocedores del veredicto de Dios que declara dignos de muerte a los que tales cosas practican, no solamente las practican, sino que aprueban a los que las cometen.

PRIMERA EPISTOLA A LOS CORINTIOS 6

9 ¿No sabéis acaso que los injustos no heredarán el Reino de Dios? ¡No os engañéis! Ni los impuros, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales,
10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los ultrajadores, ni los rapaces heredarán el Reino de Dios.

1“La homosexualidad es un don”, dijo Alessio en el acto en Córdoba 24/06/2010 21:12 www.lavoz.com.ar

2 http://gossipy.co/blaze/lesbian-activists-surprisingly-candid-speech-gay-marriage-fight-is-a-lie-to-destroy-marriage

 No olvides de enviarlo a un amigo.

Opiniones y valoraciones respetuosas de conformidad o disidencia son bienvenidas. Sin embargo, la política de comentarios del sitio prohíbe observaciones basadas en malas palabras o amenazas.

 

Copyright secured by Digiprove © 2013-2014

Comentarios desactivados en La glorificación del homosexualismo

Abr 07 2013


La vanidad y futilidad de la Iglesia Católica en la santificación de sus muertos

Filed under Sin categoría

Según la Iglesia Católica, por canonización se entiende el acto pontificio por el que el Santo Padre declara que un fiel ha alcanzado la santidad. ¿Qué importancia tiene la santificación de hombres muertos para la salvación humana? ¿Qué agrega de edificante o de constructivo a nuestra sociedad sedienta de alimento y respuestas espirituales?

La santificación de hombres muertos solo añade un ídolo más a la larga lista de la Iglesia Católica. Es una estatua más presentada como intercesora por los hombres ante Dios a donde dirigir las plegarias, un incentivo adicional para seguir perpetuando una idolatría velada a sus fieles y una sombra más para cubrir la luz del rostro de Aquel que verdaderamente hay que buscar.

La contradicción de esta práctica es manifiesta con lo que aseguran acerca del papel intercesor del Nazareno, ante Dios por los hombres, como característica típica de los dogmas cristianos. Para incluir en el culto católico a los muertos, hechos santos por un Papa de turno, dicen que Jesús es mediador; pero todos los santos intercesores. Sin reconocer, como poseídos por un delirio, que la definición de mediador o intercesor es la misma. Es verdad que los creyentes vivos deberían, interceder, mediar y orar por justos y pecadores en sus aflicciones, necesidades y por su salvación. Pero es el Espíritu Santo y vivo de Dios el único eficaz intercesor en nosotros ante Dios por los hombres. Y es Yahveh Dios al único que debería el creyente rendir culto.

La palabra santo en la Biblia, además de significar la vida humana sin el quebrantamiento de la Ley de Dios, quiere decir apartado para Dios. Dios santifica, aparta, en vida a los hombres y mujeres que formarán su pueblo Sion en el día venidero. El gran maestro de los cristianos les enseñó que en realidad Santo hay uno solo. Aunque se consideraba santo en el sentido de apartado para el ministerio de la Palabra, ni siquiera él se contemplaba a sí mismo como santo en el entendimiento de bondad y pureza espiritual humana:

“Uno de los principales le preguntó: “Maestro bueno, ¿Qué he de hacer para tener en herencia vida eterna? Le dijo Jesús; “¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino solo Dios…” Mt.18-19.

Cuando Yahveh habló a Isaías para anticiparle que los asirios invadirían las dos casas de Israel, le dijo que no temiera lo que ellos, los que no creían en Dios, temían diciéndole: “Solo al Señor Yahveh tened por Santo; temedle a él, solo ante él temblad […] Y todavía les dirán: Consultad a los evocadores y adivinos, que murmuran y susurran: ¿No debe un pueblo consultar a sus dioses y a sus muertos sobre la suerte de los vivos? Por la ley y el testimonio si no hablan según esta palabra no hay aurora para ellos.” Isaías 8:19-20; “

Orar a los muertos acerca del destino de los vivos no pertenece a la fe hebrea sino a la estructura religiosa idolátrica del paganismo. Resulta imposible creer que un judío de fe como Jesús, la piedra fundamental de la creencia y religión cristiana,  podría haber fomentado la santificación de religiosos muertos como lo ha ido haciendo por centurias la Iglesia Católica. El que consulta a los muertos practica brujería. Aunque el hombre lo haya declarado santo, el que ora a un muerto a través de una estatua práctica idolatría. El único vivo es Dios porque él nunca murió. Es por eso que se le llama el único Dios viviente. Es por eso que también se dice que es Dios de los vivos y no de los muertos.

Los muertos no deben ser llamados para interceder por los asuntos de la vida. Ya no pertenecen al círculo de la vida humana. Para eso está Dios. El único que no muere. El único que está vivo para adorarle, orarle y consultarle. Dios se deja hallar de los que creen en él. Y si dudan que viva, pero lo buscan sinceramente, con humildad y respeto se dejará hallar por  ustedes para que vean que existe. Tuve la experiencia. Soy testigo de su existencia.

Creemos que el alma no muere. Que es el cuerpo que deja de existir. Pero no sabemos exactamente lo que pasa después de la  muerte física. Sin embargo,  sabemos cómo debemos vivir en esta tierra para enfrentar el día final de nuestra vida física. Para partir de la tierra de los vivos con la conciencia tranquila: “Se te ha declarado, hombre, lo que es bueno, lo que Yahveh de ti reclama; tan solo practicar la equidad, amar la piedad y caminar humildemente con tu Dios.” Miqueas 6:8

La divinización de la naturaleza tiene el origen siguiente:

“Sí, vamos por la  naturaleza todos los hombres en quienes había ignorancia de Dios y no fueron capaces de conocer por las cosas buenas que se ven a Aquél que es, ni, atendiendo a las obras, reconocieron al Artífice; sino que al fuego, al viento, al aire ligero, a la bóveda estrellada, al agua impetuosa o a las lumbreras del cielo los consideraron como dioses, señores del mundo.

Que sí, cautivados por su belleza, los tomaron por dioses, sepan cuánto les aventaja el Señor de éstos, pues fue el Autor mismo de la belleza quien los creó. Y si fue su poder y eficiencia lo que les dejó sobrecogidos, deduzcan de ahí cuánto más poderoso es Aquel que los hizo; pues de la grandeza y hermosura de las criaturas se llega, por analogía, a contemplar a su Autor. Con todo, no merecen estos tan grave reprensión, pues tal vez caminan desorientados buscando a Dios y queriéndole hallar. Como viven entre sus obras, se esfuerzan por conocerlas, y se dejan seducir por lo que ven. ¡Tan bellas se presentan a los ojos!

Pero, por otra parte, tampoco son éstos excusables; pues si llegaron a adquirir tanta ciencia que les capacitó para indagar el mundo, ¿cómo no llegaron primero a descubrir a su Señor? Sabiduría 13:1-9

La idolatría tiene el origen siguiente:

“[] La invención de los ídolos fue el principio de la infidelidad; su descubrimiento, la corrupción de la vida. No los hubo al principio ni siempre existirán; por la vanidad de los hombres entraron en el mundo y, por eso, está decidido su rápido fin.

Un padre atribulado por un luto prematuro encarga una imagen del hijo malogrado; al hombre muerto de ayer, hoy como un dios le venera y transmite a los suyos misterios y ritos. Luego, la impía costumbre, afianzada con el tiempo, se acata como ley.

También por decretos de los soberanos recibían culto las estatuas. Unos hombres que, por vivir apartados, no les podían honrar en persona, representaron su lejana figura encargando una imagen, reflejo del rey venerado; así lisonjearían con su celo al ausente como si presente se hallara.

A extender este culto contribuyó la ambición del artista y arrastró incluso a quienes nada del rey sabían; pues deseoso, sin duda, de complacer al soberano, alteró con su arte la semejanza para que saliese más bella,  y la muchedumbre seducida por el encanto de la obra, al que poco antes como hombre honraba, le consideró ya objeto de adoración. De aquí provino la asechanza que se le tendió a la vida: que, víctimas de la desgracia o del poder de los soberanos, dieron los hombres a piedras y leños el Nombre incomunicable.

Luego, no bastó con errar en el conocimiento de Dios; viviendo además la guerra que esta ignorancia les mueve, ellos a tan graves males les dan el nombre de paz. Con sus ritos infanticidas, sus misterios secretos, sus delirantes orgías de costumbres extravagantes, ni sus vidas ni sus matrimonios conservan ya puros. Uno elimina a otro a traición o le aflige dándole bastardos; por doquiera, en confusión, sangre y muerte, robo y fraude, corrupción, deslealtad, agitación, perjurio, trastorno del bien, olvido de la gratitud, inmundicia en las almas, inversión en los sexos, matrimonios libres, adulterios, libertinaje. 

Que es culto de los ídolos sin nombre principio, causa y término de todos los males. Porque o se divierten alocadamente, o manifiestan oráculos falsos, o viven una vida de injusticia, o con toda facilidad perjuran: como los ídolos en que confían no tienen vida, no esperan que del perjurio se les siga algún mal. 

Una justa sanción les alcanzará, sin embargo, por doble motivo: por formarse de Dios una idea falsa al darse a los ídolos y por jurar injustamente contra la verdad con desprecio de toda santidad. Que no es el poder de aquellos en cuyo nombre juran; es la sanción que merece todo el que peca, la que persigue siempre la transgresión de los inicuos.” Sabiduría 14:12:31

Los hombres canonizados en la iglesia católica se convierten en ídolos. Porque los creyentes católicos les oran y les piden como a un dios. Los primeros mandamientos que forman la base del Pacto, entre Dios y el hombre, son tocante a culto: “No habrá para ti otros dioses delante de mí. No te harás escultura ni imagen alguna ni de lo que hay arriba en los cielos, ni abajo en la tierra, ni de lo que hay en las aguas debajo de la tierra. No te postrarás ante ella, ni le darás culto.”

No había ni hay excepciones de esta obligación para dar lugar a la fabricación de esculturas que representan a María, los sacerdotes decretados santos por el Papa o Jesús. Aún menos hay licencia para enseñar que a estos muertos, hechos santos por hombres, se les puede orar y pedir por sus necesidades como se pediría a Dios fomentado así la idolatría humana. De paso esta falsa creencia es usada por políticos sin escrúpulos que observando la ignorancia espiritual de las personas la usan para perpetuarse en el poder. Si no lo creen miren a Venezuela. Chávez ya tiene un santuario donde la gente va a adorarle y a rezarle. Mientras tanto se le aparece a su sucesor político en la forma de un pajarito cantor.

Esta primera exigencia de parte de Yahveh Dios tenía que ver con la práctica popular del culto pagano durante los tiempos de la incubación del pueblo israelita. La intención era que el pueblo se despojara de las prácticas cultuales que Abraham y sus descendientes habían acarreado, practicado y mantenido por mucho tiempo desde Sumer hasta Egipto. A los descendientes de Abraham les resultó muy difícil cumplir con el precepto. La práctica idolátrica ha seguido de manera disimulada en el seno católico.

La costumbre de esculpir patronos en la Iglesia Católica es una práctica pagana que se originó en épocas antiquísimas. Estos hombres y mujeres muertos no solo son estatuas para el pueblo católico sino que también cumplen la función de intermediarios entre ellos y Dios. De modo que ante ellos se arrodillan, se persignan, les rezan, les piden por sus dolencias y sueños para que se los cumplan. Este mismo culto era el que los antiguos paganos ofrecían a sus ídolos. Pero Dios hizo surgir un pueblo creyente en él.  A partir de un hombre que creyó lo que él es, el único Dios vivo y verdadero. Con humildad Abraham enseñó a los suyos y los suyos enseñaron al mundo, que adoraban a estatuas sin vidas, que al único que había que buscar era al Dios vivo. Aunque los miembros de la alta jerarquía católica consideran la santificación de los muertos una tradición loable, la práctica fomenta la idolatría religiosa y secular. El fiel no solo se forma una idea falsa de Dios, porque cree que Dios lo permite, sino que viola, sin tener conciencia clara, los primeros mandamientos divinos.

No olvides de enviarlo a un amigo.

Opiniones y valoraciones respetuosas de conformidad o disidencia son bienvenidas. Sin embargo, la política de comentarios del sitio prohíbe observaciones basadas en malas palabras o amenazas.

Copyright secured by Digiprove © 2013

Comentarios desactivados en La vanidad y futilidad de la Iglesia Católica en la santificación de sus muertos

Feb 10 2013


El error de Pablo

Filed under Sin categoría

Apuntan algunos estudiosos bíblicos, y con cierta razón, que el inventor del cristianismo fue Pablo. Pero la realidad no es tan blanca y negra. Existió la influencia de varios personajes neo testamentarios como el escritor de Los hebreos, Juan, Pedro y otros en la consolidación de las creencias sobre Jesús para crear el cristianismo como religión. Además de los que siguieron después de estos y que aseguraron el canon y el credo cristiano. Estos seguidores del Nazareno, no obstante, basaron sus deducciones sobre la enseñanza judía con respecto al ritual de los sacrificios y holocaustos de Israel.

Pablo elaboró sus doctrinas en base al sacrificio por los pecados que se practicaba en el ritual religioso hebreo. El apóstol no consideraba al arrepentimiento dadiva divina. Puesto que esta verdad antigua y hebrea no existía en su diccionario religioso. De modo que su doctrina de salvación fue basada en la creencia de que el sacrificio por los pecados vino de parte de Dios. Pablo pertenecía a una de las sectas judías de su época. Por lo tanto su elaboración dogmática se basó en lo que había aprendido de su hermandad religiosa. Esto es que Dios perdonaba los pecados a través del derramamiento de sangre de un animal.

Los fariseos le dieron a la tradición oral el valor de la Palabra de Dios. De modo que el ritual siendo una costumbre ancestral hebrea traída a Israel por la descendencia de Abraham desde Ur, ciudad sumeria localizada en la Baja Mesopotamia, se convirtió en Ley de Dios. Adaptación que Dios juzgó en Jeremías como rebeldía a su voz. El apóstol cayó en un error doctrinario grave por lo que le habían dicho era Palabra o Ley de Dios sin serlo.

Pablo era consciente de que en su propia vida la sangre de animales no limpiaba su alma de pecados. Pero como creía que el ritual y sus leyes venían de Dios le urgía encontrar un justificativo sensato para explicar la ineficacia. ¿Cómo Dios lo podría haber pifiado tanto? El justificativo lo encuentra en la relación que procesa entre Jesús y el ritual. A Pablo le faltó fe para creer en Dios. Trató de ayudarlo a salir del paso. Debido a que no se le había enseñado que el ritual de los sacrificios y holocaustos ya había sido denunciado por Yahveh Dios a través de sus profetas como fraude en Israel1

Pablo había sido instruido en la tradición sacerdotal que consideraba al ritual la medula del perdón divino. Si bien para la época de Pablo la corriente sacerdotal a la que pertenecía la tradición cultural de los sacrificios pareciera dominar el entorno, en la Biblia existe otra corriente o tradición bíblica que denunciaba el ritual y los sacrificios como viniendo de parte del hombre en Israel y no de Dios. De esta corriente tenemos al llamado verdadero Isaías, capítulo 1 al 39, que hablando en nombre de Yahveh Dios decía del ritual lo siguiente en el primer capítulo de su libro:

“ Oíd una palabra de Yahveh, regidores de Sodoma. Escuchad una instrucción de nuestro Dios, pueblo de Gomorra. «¿A mí qué, tanto sacrificio vuestro? – dice Yahveh -. Harto estoy de holocaustos de carneros y de sebo de cebones; y sangre de novillos y machos cabríos no me agrada, cuando venís a presentaros ante mí. ¿Quién ha solicitado de vosotros esa pateadura de mis atrios? No sigáis trayendo oblación vana: el humo del incienso me resulta detestable. Novilunio, sábado, convocatoria: no tolero falsedad y solemnidad. Vuestros novilunios y solemnidades aborrece mi alma: me han resultado un gravamen que me cuesta llevar. Y al extender vosotros vuestras palmas, me tapo los ojos por no veros. Aunque menudeéis la plegaria, yo no oigo. Vuestras manos están de sangre llenas:  lavaos, limpiaos, quitad vuestras fechorías de delante de mi vista, desistid de hacer el mal, aprended a hacer el bien, buscad lo justo, dad sus derechos al oprimido, haced justicia al huérfano, abogad por la viuda. Venid, pues, y disputemos – dice Yahveh -: Así fueren vuestros pecados como la grana, cual la nieve blanquearán. Y así fueren rojos como el carmesí, cual la lana quedarán. Si aceptáis obedecer, lo bueno de la tierra comeréis. Pero si rehusando os oponéis, por la espada seréis devorados, que ha hablado la boca de Yahveh.”

Esta obvia denuncia en contra del ritual por parte de Yahveh, es excusada en el cristianismo con la idea de que Dios no estaba en contra del ritual sino de los pecados de sus oferentes al practicar los sacrificios. Sin embargo, Yahveh Dios declara que él no pidió los sacrificios: “¿Quién ha solicitado de vosotros esa pateadura de mis atrios?”, e indicando con el uso del vocablo vano que los sacrificios, que le caían de una manera insoportable, eran ineficaces e inútiles: “No sigáis trayendo oblación vana…”. Al mismo tiempo les daba la verdadera forma de limpieza del alma expuesta del versículo 16 al 19. Cuando les dice “si aceptáis obedecer, lo bueno de la tierra comeréis.” Estaba hablando de la obediencia a sus mandamientos morales.

La Palabra de Dios en Jeremías 7:21-27 es contundente y definitiva con respecto al origen y la validez del ritual como Ley de Dios:

“Así dice Yahveh Sebaot, el Dios de Israel. Añadid vuestros holocaustos a vuestros sacrificios y comeos la carne. Que cuando yo saqué a vuestros padres del país de Egipto, no les hablé ni les mandé nada tocante a holocausto y sacrificio. Lo que les mandé fue esto otro: «Escuchad mi voz y yo seré vuestro Dios y vosotros seréis mi pueblo, y seguiréis todo camino que yo os mandare, para que os vaya bien.» Mas ellos no escucharon ni prestaron el oído, sino que procedieron en sus consejos según la pertinacia de su mal corazón, y se pusieron de espaldas, que no de cara;  desde la fecha en que salieron vuestros padres del país de Egipto hasta el día de hoy, os envié a todos mis siervos, los profetas, cada día puntualmente. Pero no me escucharon ni aplicaron el oído, sino que atiesando la cerviz hicieron peor que sus padres. Les dirás, pues, todas estas palabras, mas no te escucharán. Les llamarás y no te responderán. Entonces les dirás: Esta es la nación que no ha escuchado la voz de Yahveh su Dios, ni ha querido aprender. Ha perecido la lealtad, ha desaparecido de su boca.”

Los versículos 21 y 22 denuncian que el ritual de los sacrificios y holocaustos no fue ordenado por Dios. Que su orden fue otra: «Escuchad mi voz y yo seré vuestro Dios y vosotros seréis mi pueblo, y seguiréis todo camino que yo os mandare, para que os vaya bien.» Del pasaje rescatamos que el pueblo decidió seguir su propia voz que acreditaba al ritual como de Dios sin serlo. De la historia cristiana sabemos que la voz de Dios aclarando y denunciando públicamente que él no había mandado, ni ordenado, ni dicho nada tocante a holocaustos y sacrificios o el ritual no fue oída ni obedecida.

El libro de Ezequiel no denuncia al ritual como fraude con el nombre de Dios, pero elabora en detalle la responsabilidad por el pecado y su forma de expiación que es el arrepentimiento:

 “Y tú, hijo de hombre, di a la casa de Israel: Vosotros andáis diciendo: «Nuestros crímenes y nuestros pecados pesan sobre nosotros y por causa de ellos nos consumimos. ¿Cómo podremos vivir?» Diles: «Por mi vida, oráculo del Señor Yahveh, que yo no me complazco en la muerte del malvado, sino en que el malvado se convierta de su conducta y viva. Convertíos, convertíos de vuestra mala conducta. ¿Por qué habéis de morir, casa de Israel?» Y tú, hijo de hombre, di a los hijos de tu pueblo: La justicia del justo no le salvará el día de su perversión, ni la maldad del malvado le hará sucumbir el día en que se aparte de su maldad. Pero tampoco el justo vivirá en virtud de su justicia el día en que peque. Si yo digo al justo: «Vivirás», pero él, fiándose de su justicia, comete la injusticia, no quedará memoria de toda su justicia, sino que morirá por la injusticia que cometió. Y si digo al malvado: «Vas a morir», y él se aparta de pecado y practica el derecho y la justicia, si devuelve la prenda, restituye lo que robó, observa los preceptos que dan la vida y deja de cometer injusticia, vivirá ciertamente, no morirá.  Ninguno de los pecados que cometió se le recordará más: ha observado el derecho y la justicia; ciertamente vivirá. Y los hijos de tu pueblo dicen: «No es justo el proceder del Señor.» El proceder de ellos es el que no es justo. Cuando el justo se aparta de su justicia para cometer injusticia, muere por ello.Y cuando el malvado se aparta de su maldad y observa el derecho y la justicia, vive por ello. Y vosotros decís: «No es justo el proceder del Señor.» Yo os juzgaré, a cada uno según su conducta, casa de Israel, 33:10-20”

Se debe notar que la llamada Tora de Ezequiel, capítulo 40 al 48, no pertenece al verdadero Ezequiel sino que es una adición sacerdotal. No solo está en oposición a la denuncia de algunos profetas importantes como Isaías y Jeremías al respecto del origen del ritual sino que invalida toda la enseñanza de Ezequiel en relación a la responsabilidad personal por el pecado y su absolución, que era para el profeta la conversión o arrepentimiento del mal camino, al decir en el capítulo 43 que el ritual del sacrificio por el pecado sería restituido en el templo futuro. También, hay que entender que la creencia en la ley de los sacrificios por el pecado era a perpetuidad.

“Tendréis esto como decreto perpetuo: hacer la expiación por los israelitas, por todos sus pecados, una vez al año. Y se hizo como Yahveh había mandado a Moisés”, Levítico 16:34.

¿Habrá representado esta mentira en nombre de Yahveh un problema para Pablo? La historia neo testamentaria nos enseña que no. Pablo pasó por alto el decreto a perpetuidad y cambio el animal de los sacrificios por el pecado por uno humano. Elaborando que Dios había entregado a Jesús por nuestras transgresiones invalidando así la enseñanza ezequeliana de responsabilidad individual por las trasgresiones.

El profeta Oseas, también, tocó el tema del valor de los sacrificios para Dios:

“Porque yo quiero amor, no sacrificio, conocimiento de Dio, más que holocaustos” 6:6. ¡Emboca la trompeta! Como un águila cae el mal sobre la casa de Yahveh; porque han quebrantado mi alianza y han sido rebeldes a mi 33:10-20, . Efraím ha multiplicado los altares para pecar, sólo para pecar le han servido los altares, 8:11.  Aunque yo escriba para él las excelencias de mi ley, por cosa extraña se las considera, 8:12. ¡Ya pueden ofrecer sacrificios en mi honor, y comerse la carne! Yahveh no los acepta; ahora recordará sus culpas y visitará sus pecados: ellos volverán a Egipto, 8:13.” 

Yahveh Dios aceptó durante algún tiempo el sistema religioso de los holocaustos por respeto cultural. Sin embargo, consideró que sus altares no les habían hecho más que pecar. En el versículo 1 les reclama que han sido rebeldes a su Ley y en el 12 les recrimina que aunque él le escribiera las delicias de su ley para ellos sería cosa extraña. Los dos versículos desacreditan al ritual como Ley de Dios. Si el ritual de los sacrificios y holocaustos hubieran sido Ley de Dios, este no hubiera dicho: “Han quebrantado mi alianza y han sido rebeldes a mi Ley”. Los israelitas estaban tan enredados en el templo y su ritual religioso que desechaban la Ley de Dios. El ritual era una tradición ancestral hebrea, aprendida en la región de la Baja Mesopotamia de donde la familia de Abraham era originaria, y conservada hasta los tiempos de Jesús. Es por eso que con entendimiento Jesús dijo sus célebres palabras: “La tradición anula la Palabra de Dios.”

El profeta Amos continúa el mismo entendimiento de los profetas mencionados:

“Así dice Yahveh: ¡Por tres crímenes de Judá y por cuatro, seré inflexible! Por haber despreciado la Ley de Yahveh, y no haber guardado sus preceptos, porque los han extraviado sus Mentiras, las que ya habían seguido sus padres, yo enviaré fuego a Judá que devorará los palacios de Jerusalén, 2:4-5″.

Queda claro con estos versículos que el pueblo había rechazado la Ley de Yahveh. En el capítulo 4 queda claro que no habían rechazado las prescripciones ritualistas porque les gustaba:

“Escuchad esta palabra, vacas de Basán, que estáis en la montaña de Samaria, que oprimís a los débiles, que maltratáis a los pobres, que decís a vuestros maridos: « ¡Traed, y bebamos!» El Señor Yahveh ha jurado por su santidad: He aquí que vienen días sobre vosotras en que se os izará con ganchos, y, hasta las últimas, con anzuelos de pescar… ¡Id a Betel a rebelaros, multiplicad en Guilgal vuestras rebeldías, llevad de mañana vuestros sacrificios cada tres días vuestros diezmos; quemad levadura en acción de gracias, y pregonad las ofrendas voluntarias, voceadlas, ya que es eso lo que os gusta, hijos de Israel!, oráculo del Señor Yahveh.

En el capítulo 5:21-25 Amos se suma al entendimiento de Jeremías que el ritual no fue ordenado por Dios y que no pertenecía al periodo mosaico:

“Yo detesto, desprecio vuestras fiestas, no me gusta el olor de vuestras reuniones solemnes. Si me ofrecéis holocaustos… no me complazco en vuestras oblaciones, ni miro a vuestros sacrificios de comunión de novillos cebados. ¡Aparta de mi lado la multitud de tus canciones, no quiero oír la salmodia de tus arpas! ¡Que fluya, sí, el juicio como agua y la justicia como arroyo perenne! ¿Acaso sacrificios y oblaciones en el desierto me ofrecisteis, durante cuarenta años, casa de Israel?

El ritual de lo holocaustos fue prescripto como ley en Israel. Y aunque los libros que hablan del mismo dicen “Yahveh dijo a Moisés” el ritual no vino de la mano de Dios.

Las palabras del profeta Miqueas 6: 3-8 hablan por sí solas del valor del ritual ante los ojos de Dios y de lo que quería de Israel y del hombre en general:

“Pueblo mío, ¿qué te he hecho? ¿En qué te he molestado? Respóndeme. ¿En qué te hice subir del país de Egipto, y de la casa de servidumbre te rescaté, y mandé delante de ti a Moisés, Aarón y María? Pueblo mío, recuerda, por favor, qué maquinó Balaq, rey de Moab, y qué le contestó Balaam, hijo de Beor,… desde Sittim hasta Guilgal, para que conozcas las justicias de Yahveh.» « ¿Con qué me presentaré yo a Yahveh, me inclinaré ante el Dios de lo alto? ¿Me presentaré con holocaustos, con becerros añales? ¿Aceptará Yahveh miles de carneros, miríadas de torrentes de aceite? ¿Daré mi primogénito por mi delito, el fruto de mis entrañas por el pecado de mi alma?» «Se te ha declarado, hombre, lo que es bueno, lo que Yahveh de ti reclama: tan sólo practicar la equidad, amar la piedad y caminar humildemente con tu Dios.»

El ritual fue un tropiezo grave para Israel. Tan grave que Dios en su enojo lo destruyó para siempre junto al templo en el que habían puesto toda su confianza. Si Pablo hubiera leído a los profetas mencionados y analizado su creencia sobre el ritual bajo la luz de sus mensajes hubiera entendido que los sacrificios y holocaustos no pertenecían a la Ley de Dios. Que sólo era una costumbre religiosa y ancestral de los israelitas que durante generaciones la habían transmitido a sus hijos. Entonces, no hubiera elaborado la relación del ritual con Jesús de Nazaret. Tampoco los escritores neo testamentarios y los pensadores cristianos que les siguieron hubieran llegado a afirmar los disparates que dijeron acerca del Nazareno. Desatinos tales como que  Jesús es Dios, que su sangre nos limpia de pecados, que Dios le preparó un cuerpo desde el principio del mundo para sacrificio, que Dios es bueno porque sacrificó a un hombre justo por el injusto etc., etc.

1. En El fraude espiritual construyo el error desde sus principios.

No olvides de enviarlo a un amigo.

Opiniones y valoraciones respetuosas de conformidad o disidencia son bienvenidas. Sin embargo, la política de comentarios del sitio prohíbe observaciones basadas en malas palabras o amenazas.

 

Copyright secured by Digiprove © 2013

One response so far

Ene 05 2013


Sion y Babilonia

Filed under Sin categoría

 

El entendimiento tradicional cristiano creyó ver en el siguiente pasaje de Isaías 14 la caída del Diablo:

4… ¡Cómo ha acabado el tirano, cómo ha cesado su arrogancia!
5 Ha quebrado Yahveh la vara de los malvados, el bastón de los déspotas,
6 que golpeaba a los pueblos con saña golpes sin parar, que dominaba con ira a las naciones acosándolas sin tregua.
7 Está tranquila y quieta la tierra toda, prorrumpe en aclamaciones.
8 Hasta los cipreses se alegran por ti, los cedros del Líbano: «Desde que tú has caído en paz, no sube el talador a nosotros.»
9 El seol, allá abajo, se estremeció por ti saliéndote al encuentro; por ti despierta a las sombras, a todos los jerifaltes de la tierra; hace levantarse de sus tronos a los reyes de todas las naciones.
10 Todos ellos responden y te dicen: « ¡También tú te has vuelto débil como nosotros, y a nosotros eres semejante!
11 Ha sido precipitada al seol tu arrogancia al son de tus cítaras. Tienes bajo ti una cama de gusanos, tus mantas son gusanera.
12 ¡Cómo has caído de los cielos, Lucero, hijo de la Aurora! ¡Has sido abatido a tierra, dominador de naciones!
13 Tú que habías dicho en tu corazón: «Al cielo voy a subir, por encima de las estrellas de Dios alzaré mi trono, y me sentaré en el Monte de la Reunión, en el extremo norte.
14 Subiré a las alturas del nublado, me asemejaré al Altísimo.
15 ¡Ya!: al seol has sido precipitado, a lo más hondo del pozo.»
16 Los que te ven, en ti se fijan; te miran con atención: « ¿Ese es aquél, el que hacía estremecer la tierra, el que hacía temblar los reinos,
17 el que puso el orbe como un desierto, y asoló sus ciudades, el que a sus prisioneros no abría la cárcel?»
18 Todos los reyes de las naciones, todos ellos yacen con honor, cada uno en su morada.
19 Pero tú has sido arrojado fuera de tu sepulcro, como un brote abominable, recubierto de muertos acuchillados, arrojados sobre las piedras de la fosa, como cadáver pisoteado.
20 No tendrás con ellos sepultura, porque tu tierra has destruido, a tu pueblo has asesinado. No se nombrará jamás la descendencia de los malhechores.
21 Preparad a sus hijos degollina por la culpa de sus padres: no sea que se levanten y se apoderen de la tierra, y llenen de ciudades el haz del orbe.
22 Yo me alzaré contra ellos – oráculo de Yahveh Sebaot – y suprimiré en Babilonia el nombre y resto, hijos y nietos – oráculo de Yahveh.
23 La convertiré en patrimonio de erizos y tierra pantanosa, la barreré con escoba exterminadora – oráculo de Yahveh Sebaot.

Sin embargo, la sátira es dirigida al gobernante déspota, tirano o dictador en general que rige sobre los gobiernos de la tierra hasta el día de hoy. En la Biblia el gobierno del hombre es representado en la forma de mando de la legendaria Babilonia siendo este la regencia del hombre que ha rechazado la autoridad de Dios:

“21Preparad a sus hijos degollina por la culpa de sus padres: no sea que se levanten y se apoderen de la tierra, y llenen de ciudades el haz del orbe.
22 Yo me alzaré contra ellos – oráculo de Yahveh Sebaot – y suprimiré en Babilonia el nombre y resto, hijos y nietos – oráculo de Yahveh.
23 La convertiré en patrimonio de erizos y tierra pantanosa, la barreré con escoba exterminadora – oráculo de Yahveh Sebaot.”

La profecía indica que habrá un día en que el poder de mando de los malvados que gobiernan sobre la tierra será destruido por Dios mismo:

Ha quebrado Yahveh la vara de los malvados, el bastón de los déspotas, que golpeaba a los pueblos con saña golpes sin parar, que dominaba con ira a las naciones acosándolas sin tregua.

El versículo 13 y 14 describe el corazón del gobernante, envanecido a tal punto por el alcance de su poder, que pretende suplantar a Dios y sentarse en su trono de autoridad. La torre de Babel fue el símbolo de ese desafío, hacia Dios, del poder del hombre. La religión que creó giró alrededor del hombre como un dios. Así nacieron los ídolos y su adoración. Esa garra todavía existe en la política moderna. Lo utilizan fuertemente los gobiernos populistas, nacionalistas y de izquierda. Un ejemplo contemporáneo es el culto en Venezuela alrededor de Chávez. Para entender este arte político y religioso creado en Babel las palabras de una fanática seguidora del político venezolano describen a la perfección el culto idolátrico de hoy en día. Fue expresado en un programa de televisión del país sudamericano:“¡Él es el segundo Dios que ha llegado a la Tierra!”Actualmente la petulancia, también, existe en la forma del estado como un dios. Debido a que el estado está cambiando la moral de los pueblos que fueron edificados sobre los mandamientos de Dios.  Jeremías describe a Babilonia como una montaña destructora sobre la tierra; que aunque extendiera su poder hasta los cielos saqueadores de parte de Dios llegarían hasta ella.

La iglesia cristiana ha recibido mucha crítica, sobre todo la católica debido a que en su seno existen prácticas paganas aceptadas con algún tipo de justificación doctrinal cristiana, y ha sido comparada con la Babilonia espiritual. No obstante, la Babilonia bíblica no es la iglesia católica. Con el descrédito de la institución y con la influencia de los pensamientos de la Ilustración se separó con el tiempo la preponderancia del cristianismo en los gobiernos del mundo. Sin embargo, el estado impulsó su propia religión. Es la religión antigua creada en la región de Sumeria alrededor del hombre y del estado o gobierno humano sin Dios.

El capítulo 13 de Isaías, hijo de Amós, desde el versículo 1 al 16 es el oráculo en contra de Babilonia o de la dominación del hombre sin el cumplimiento de los preceptos de Dios. Es el llamado día de Yahveh considerado como un día final con respecto a las prescripciones del hombre sin Dios sobre la tierra. Día en que Yahveh Dios dice:

“Pasaré revista al orbe por su malicia y a los malvados por su culpa. Haré cesar la arrogancia de los insolentes y la soberbia de los desmandados humillaré…”

Desde el versículo 17 al 22 el profeta describe la destrucción literal de Babilonia por los medos. Se ha descrito a Babilonia en forma espiritual como una ramera que corrompe a pueblos. Las tabletas cuneiformes sumerias literalmente lo confirman. Por supuesto que en su perspectiva su influencia era un elemento muy positivo. Los escribas sumerios sentían mucho orgullo al escribir acerca del alcance y repercusión de su sistema de gobierno político – religioso o de su forma sobre las regiones de la tierra conocidas hasta el momento de su existencia. Cuando Babilonia emerge con poder sigue asegurando, expandiendo y divulgando esa influencia sobre la tierra. Es por eso que en el capítulo 47:1 se le dice a Babilonia hija de Babel y de los caldeos:

“¡Baja, siéntate en el polvo virgen, hija de Babel! ¡Siéntate en tierra, destronada hija de los caldeos!” Babilonia era hija espiritual de Babel. Jeremías dice de Babilonia:
“…Vergonzosa esta vuestra madre sobremanera abochornada la que los dio luz….Babilonia sin darse cuenta se dio contigo y fuiste capturada, porque contra Yahveh te sublevaste…contra Yahveh se insolentó contra el Santo de Israel.”

El poder político o gubernamental que creó el hombre en contra de Dios fue tirano o despótico. El poder religioso era idólatra. El hombre era dios. La impronta de Babel no ha dejado de existir. Han variado las formas de gobierno y de religión; pero en esencia siguen vivas y ejerciendo poder sobre los pueblos de la tierra. La tentación más grande, a parte del sexo y del dinero, que los gobernantes de la tierra padecen en las esferas de poder es la tiranía. Esta aliada de Babel todavía existe hoy en día, inclusive en gobiernos llamados democráticos.

El libro del verdadero Isaías abarca el capítulo 1 al 39. El denominado segundo Isaías, que se sabe no es el hijo de Amós, incluye el capítulo 40 al 55. El resto del libro pertenece a otro escritor que tampoco es el verdadero Isaías que profetizó durante los reinados de Ozías, Jotam, Ajaz y Ezequías. El capítulo 14 del verdadero profeta Isaías, también, habla del gobierno del hombre sin Dios en las naciones del mundo y en Israel. Como así también de las conversiones de algunas naciones como Kus y Egipto. El capítulo 46 y 47 del segundo Isaías describen el tipo de poder religioso que Babilonia ejercía en esos periodos.

El libro de Isaías ofrece un contraste entre Babilonia, el gobierno del hombre, e Israel que Dios quiso que fuera un ejemplo, al mundo sin Dios, de un pueblo gobernado por sus preceptos. Además, ofrece un paralelismo entre Israel y los hombres o pueblos que han sido llamados por Dios y que lo han abandonado por lo que Babel les ha ofrecido. En el capítulo 48 Dios exhorta a los israelitas, figura de los pueblos que Dios ha llamado como sus hijos, a salir de Babilonia, modelo del gobierno del hombre que corrompe a las naciones para alejarlos de Dios y de sus mandamientos. Israel es el hijo y la humanidad perdida que se le exhorta a volver a Dios. El hijo o la humanidad necia que ha rechazado las fuentes de aguas vivas por cisternas vacías que no aplacan la sed. No ocurre así con Babilonia. Babilonia ha querido ocupar el trono de Dios y ser como Dios, pero teniendo las características opuestas al carácter de Dios. Israel y la humanidad, que sólo han rechazado a Dios, han querido ser como las demás naciones que diera a luz la proverbial Babilonia. El tirano de Babilonia pone al orbe como un desierto, asola las ciudades y a sus prisioneros nunca les abre su cárcel. El bastón de mando que ha robado al justo es para satisfacción propia y desafío en contra de Dios. Ese bastón va a ser quitado por Dios mismo.

El capítulo 51 profetiza acerca del establecimiento del reino de Dios sobre la tierra donde sus brazos juzgaran a los pueblos y su justicia se mantendrá intacta. El versículo 16 revela por qué Dios creo la tierra y los cielos: “Yo he puesto mis palabras en tu boca y te he escondido a la sombra de mi mano, cuando extendía los cielos y cimentaba la tierra diciendo a Sion: “Mi pueblo eres tú.” En otras palabras Dios creó al mundo para Sion siendo Sion, judíos y no judíos, la representación de la humanidad que permanece fiel a Dios y la que habla en su nombre: “… he puesto mi palabras en tu boca…”.

El libro de Isaías ha creado grandes controversias entre judíos y cristianos en lo referente a la creencia del Mesías sobre todo en los llamados cantos del siervo en el libro del segundo Isaías. Sin embargo, el análisis completo del libro apoya lo que dice; que el siervo es Israel: “Y tu Israel siervo mío, Jacob, a quien elegí, simiente de mi amigo Abraham…”Siervo mío eres tú, te he escogido y no te he rechazado.” 41:8-9. De repente en el siguiente capítulo 42 los cristianos aplican el mensaje del siervo de Dios a Jesús y no a Israel. El segundo canto del siervo, capítulo 49, sin embargo, hace referencia directa del siervo como Israel: “…Me dijo: “Tu eres mi siervo (Israel) en quien me gloriaré.” El tercer canto del siervo aparece en el capítulo 50. El capítulo habla sin duda de Israel y el cuarto canto en el capítulo 52 también. A pesar de que los cristianos ven en los siguientes versículos la pasión de Jesús: “He aquí que prosperará mi Siervo, será enaltecido, levantado, y ensalzado sobre manera. Así como se asombraron muchos _pues tan desfigurado tenía el aspecto que no parecía hombre, ni su apariencia era humana otro tanto se admirarán muchas naciones…”, se puede aplicar el mismo método de figura que utilizan para interpretar este pasaje a Israel, como el siervo, pudiendo ver el sufrimiento del pueblo de Jacob.

La doctrina que los cristianos enseñan acerca de que Jesús venció el mal y que él va a suprimir la maldad por un milenio ha hecho perder de vista el rol del creyente en el mundo. Pero sobre todo el problema mayor que creó es haber alejado del ámbito de poder al creyente, haciéndole pensar que Jesús controlará el mal cuando venga en una segunda aparición. Si Jesús lo va a hacer yo espero con paciencia. Es ese pensamiento la consecuencia directa del mencionado dogma humano. Pero si yo sé que debo vencer el mal, que es esa mi responsabilidad, yo actúo. El hombre, por más decente y bueno que sea, que no se mueve en las esferas del poder, no es el que ejerce la acción negativa o positiva sobre las naciones. Es el individuo decente y honesto que debería estar involucrado en el poder para influenciar con su decencia al mundo. La doctrina del milenio ha mantenido dormido el poder del creyente para gobernar y dominar, o por lo menos contrarrestar, el mal sobre la tierra hasta que Dios venga a juzgar la maldad del hombre personalmente.

Aunque este no era el propósito de Dios Israel vino a ser, por decisión propia, como un paradigma de la humanidad hija de Dios que le abandonó. Es esta la mítica Sion, la humanidad misma, por la cual Dios creó al mundo. Debido al gran estado de corrupción que existía sobre la tierra en la época del llamamiento o reconocimiento de Abraham como único Dios verdadero, Yahveh santifica o separa del resto de los pueblos a los descendientes del patriarca para que dicten e implanten el derecho, según Dios, en la tierra. Israel rechazó ese llamado como pueblo, lo mismo que hicieron los primeros habitantes de la tierra.

Antes que Hammurabi consolidara la región de Babilonia bajo la unión de estados y que el culto religioso fuera liderado por Marduk, dioses más antiguos regían ya el culto idolátrico en la región Mesopotámica. El patrono más remoto era Bel que tutelaba la ciudad de Nippur, el centro religioso más antiguo de los sumerios. El nombre anterior a Bel era En-lil. Lil es una ideografía que representa un demonio. De modo que En-lil personificaba al “jefe demonio”. Con el tiempo su nombre cambio a Bel que quiere decir el señor por excelencia2. Con el triunfo de los caldeos pasó a llamarse Marduk. Es este jefe demonio que gobernaba en Nippur el origen de la religión sumeria representado en el gobierno de rey y sacerdote (gobierno y religión del hombre) según un poema sumerio3.

De modo que podemos decir con confianza que Marduk el dios babilonio era el antiguo patrono jefe de demonios de los sumerios que según decían había inventado lo que conocemos como civilización y gobierno político y religioso4. Es por eso que los profetas hablaban de Babilonia como la madre de las rameras, la que había corrompido al mundo con sus artes, y decretándole una severa destrucción final. La Babilonia física ya fue destruida, pero no así su influencia que llega hasta nuestros días. La corrupción de esa potestad se ve en todos los gobiernos viciados que existen hoy sobre la tierra. Los pueblos de la tierra por más que planean revoluciones o conciben sistemas para cambiar a los gobernantes, y así lograr disminuir la corrupción de sus gobiernos, no lo logran. La razón de su fracaso se debe a que los mandamientos de Dios no son acatados. El acatamiento de sus preceptos, como la máxima autoridad moral, es lo único que controla la corrupción del hombre sobre la tierra.

Así como Babilonia es el molde de la perversión de los gobiernos sobre la tierra que giran alrededor del hombre como un dios, Israel es el ejemplo del rechazo a Dios de un pueblo o de la humanidad creada por dios para vivir protegida bajo sus leyes. El creyente debería dejar de esperar y actuar. Tiene derecho a gobernar con justicia sobre la tierra. Ese derecho y poder se lo dio Dios y no lo usa. Al contrario de lo que debería hacer, le ha cedido su derecho a los que hacen injusticias en el mundo creyendo que debe esperar que venga otro y haga lo que él tiene que hacer. La tierra fue creada para el hombre justo. El injusto no tiene derecho a los gobiernos de la tierra porque la tierra no fue creada para que la injusticia reinara. Que es lo que el hombre sin Dios hace prevalecer cuando manda. Con todo los que se alejaron del Creador por propia volición pueden volver con tan solo pedir perdón a Dios:

“Así fueren vuestros pecados como la grana, cual la nieve blanquearán. Y si fueren como el carmesí cual la lana quedaran” [] “Buscad a Yahveh mientras se deja encontrar, llamadle mientras está cercano. Deje el malo su camino, el hombre inicuo su pensamiento, y vuélvase a Yahveh, que tendrá compasión de él, a nuestro Dios, que será grande en perdonar.”

 

1La salud de Chávez; Publicado en edición impresa de La Nación 31/12/12
2The Religion of Babylonia and Assyria; Jastrow, Morris
3 fraude espiritual: La religión hija del hombre pg. 43
4El fraude espiritual: La religión hija del hombre pg. 45

No olvides de enviarlo a un amigo.

Opiniones y valoraciones respetuosas de conformidad o disidencia son bienvenidas. Sin embargo, la política de comentarios del sitio prohíbe observaciones basadas en malas palabras o amenazas.

Copyright secured by Digiprove © 2013

Comentarios desactivados en Sion y Babilonia

Nov 24 2012


El Nuevo Orden Mundial

Filed under Sin categoría

La caída del antiguo orden pagano dio lugar a la influencia judeocristiana y al nacimiento de un nuevo orden mundial, económico y cultural. La tecnología, con el Internet, y el comercio llevado a una interacción global, han facilitado la comunicación y el intercambio de ideas entre los ciudadanos de los pueblos esparcidos sobre la tierra, que no manejan el poder, a un plano nunca antes visto por el hombre. Esto ha traído grandes ventajas al ciudadano común. Los ejecutores del poder humano, que siempre actúan dentro de los niveles de gobierno, lo saben. Y están tomando pasos para controlar el poder que el ciudadano común ha obtenido, sobre todo con el Internet. El que está en el poder es aprensivo de su autoridad y hace cualquier cosa por mantenerla.

Para implementar un nuevo orden mundial los pretendientes tendrían que controlar o eliminar los dos elementos mencionados. Cuando el antiguo orden pagano sucumbió y comenzó la era cristiana, el hombre conoció una libertad interna que no existía en el antiguo orden. El concepto de libre albedrío vino de Dios al haber otorgado al ser humano poder de decisión. Este entendimiento fue trasmitido a través de la fe judeocristiana. Dios es la antítesis del tirano. Es por eso que le dio al hombre voluntad propia. Sin embargo, la libertad del hombre es un obstáculo para la ambición humana de obtener y mantener el poder. El poder humano se mantiene con engaños y esclavitud. Esta esclavitud no es como la antigua. Las cadenas son menos visibles y muy sofisticadas. De modo que el esclavo no lo nota. En estos últimos tiempos el Internet ha dado un poder de comunicación y de acción al hombre común alrededor del globo que no existía tampoco.

Actualmente hay dos grandes potencias pulseando y empujando en el planeta para crear un nuevo orden. El mundo está en constante pugna, inflamado por la ambición humana de la adquisición del poder regional, nacional y mundial. Es la ambición humana, inherente en el hombre sin Dios de los que manejan el poder, de alcanzar su meta interna máxima, ser poderoso como un dios. Es el fin por el cual el primer hombre y la primera mujer desobedecieron el mandamiento de Dios de no inmiscuirse con la ciencia del mal. Cuando Dios creó al hombre le dio poder para imperar sobre la tierra. Al haber desobedecido y aprendido las prácticas del mal usaron el poder para dominar a sus pares y se convirtieron en tiranos. Este poder existe y pasa de nación en nación por las injusticias que perpetúan los que lo manejan.

Las siguientes fuerzas en acción son las más visibles por el poder que han adquirido sobre los gobiernos de la tierra hasta el momento. Estas son la política de izquierda, representada en el denominado progresismo o socialismo, y de la derecha del espectro político, representado en el islamismo extremista. Aunque el Occidente fue fundado sobre creencias judeocristianas, estas han perdido poder visible. Las razones por tal pérdida son internas, dogmas humanos enseñados como de Dios que han desvirtuado la Palabra de Dios y han hecho errar y descuidar la verdadera misión del creyente sobre la tierra y que consecuentemente han debilitado su carácter para enfrentar a la oposición, y externas creadas por la influencia progresista y liberal a través de las leyes que constituyen y que están dirigidas a destruir la cultura judeocristiana en los pueblos occidentales.

Siempre ha habido hombres que surgiendo con gran poder conquistaron reinos y crearon grandes imperios. Su orden prevalecía con tiranía sobre los más indefensos. Sin embargo, su poder alcanzaba sólo hasta las regiones conocidas por el ambicioso conquistador. Esta vez el hombre podría conquistar, regentear e imponer un nuevo orden mundial a nivel global o total si se adecuara el contexto. Hay hombres de gran poder económico que están usando todo su poder para lógralo en Occidente. Entre ellos están George Soros y Maurice Strong. Soros es un personaje contemporáneo que cuadra a la perfección como ejemplo de la ambición humana de querer ser como un dios. De hecho ha comentado que se siente como un tipo de dios1 y que anhela ser la conciencia del mundo2…Algunos hombres, sobre todo los que han llegado a las grandes esferas de poder, sueñan con obtener la empresa por querer desafiar el poder máximo que es el de Dios. En el orden competitivo y en términos humanos ya lo han alcanzado todo, pero no han podido ganar a Dios. Otros quieren crear un nuevo orden por ambición de poder y de control porque les ciega el fanatismo religioso. El tema no es nuevo y si los actuales aspirantes desaparecieran, sin lograrlo, otros emergerían sin duda.

Cuando se oye la frase “un nuevo orden mundial” se está diciendo que hay que revocar el orden que existe. En el Occidente vivimos en sociedades levantadas y formadas por la influencia del judeocristianismo. Un nuevo orden mundial creado por el hombre tendría que necesariamente remover esa influencia o base social. De otra manera seguiríamos con el mismo orden. El brazo político actual del presente orden es la democracia. El movimiento vigente, pretendiendo alcanzar una administración mundial, está sustentado por el pensamiento de izquierda en el Occidente. La izquierda no es moralmente judeocristiana ni políticamente democrática por más que algunos en sus filas manifiesten lo contrario. El movimiento sólo usa el voto popular para llegar al poder. Luego, mantiene una apariencia de poder democrático para así dar a los pueblos, que la llevaron al poder, cierta sensación de mando y libertad. El elemento básico de este pensamiento es el aumento del poder gubernamental. Que no se engañe el lector. La suma de poderes de la derecha o de la izquierda del espectro político, del estado o de la religión es tiranía del hombre sobre su igual.

Para tener mando, poder y control sobre las masas el estado debe ser poderoso y crear dependencia: medicina gratis, comida gratis, casa gratis, teléfonos gratis, etc. En los Estados Unidos el gobierno de Obama reparte celulares gratis para los que califican. Para lograr el cometido el estado necesita mucho dinero. La “repartición” de las riquezas de los que han tenido éxito en los negocios a través de fuertes gravámenes, les ayuda por un tiempo a mantener las arcas. En países como Venezuela no es tan disimulada como en Europa y ahora en los Estados Unidos. El gobierno confiscó, como en Cuba, las propiedades y negocios de sus ciudadanos y algunos de ellos viven, ahora, en las calles. Sin embargo, si no hay trabajo no hay impuestos. Y si se quita a los ricos para dar a los que no trabajaron para la obtención de las riquezas y no hay trabajo la fantasía del pueblo se acaba como el dinero.

La izquierda por esencia no es productiva. No anima al espíritu de trabajo y de producción, consecuentemente de remuneración y de independencia económica. A una persona independiente no se la puede manejar como a una que depende de la dádiva del gobierno. Tarde o temprano el dinero para las subvenciones se acaba en los países socialistas. Si el gobierno osa quitarles lo que les dio para corregir el déficit comienzan las revueltas sociales. Para contrarrestar ese problema la izquierda en las Naciones Unidas están manejando una nueva idea, la de aplicar a los ricos del mundo un impuesto para, según dicen, repartirlos entre los países en desarrollo. De tener éxito el dinero pasaría, como siempre ocurre, a los bolsillos de los gobernantes para que sigan enriqueciéndose.

Por más que se engañe a las masas, el estado no es en realidad como la gallina de los huevos de oro. El estado proveedor ejerce una posición de repartidor de dinero mínimo, de la recolección, a los de abajo. La gran parte se la quedan los dirigentes hasta que se acaba. Es como el cuento de hadas o el del perezoso que sueña con obtener la provisión de todas las necesidades básicas de la vida sin tener que trabajar. Para que el lector se de una idea de como esta magia termina debería mirar a Cuba, Venezuela y a Rusia. Los de arriba sin problemas económicos y los de abajo en una pobreza lamentable.

Este tipo de gobierno no fomenta el trabajo como el proveedor económico principal de los individuos ni la libertad individual. Debido a que cree en fomentar la dependencia entre el ciudadano y el gobierno por razones meramente políticas. Que son las de mantenerse en el poder. Para ellos es mejor un hombre pobre, dependiente del gobierno, que uno rico que le podría arrebatar el mando. Cuando una mujer dependiente se rebela de un hombre tirano es porque que ha logrado algún tipo de independencia. Cuando los esclavos se liberaban de sus amos era porque lograban tener algún tipo de autonomía. El hombre verdaderamente emancipado produce su propio dinero y lo maneja como quiere. Si el ciudadano permite al gobierno que decida como, cuando y cuanto debe recibir ha perdido su libertad y es su esclavo. Es por eso que el pensamiento de izquierda está en contra del individualismo. Es muy difícil manejar a un pueblo como una única masa si el ciudadano ejerce sus derechos como un individuo, lucha por sus libertades y es hacedor de su propio destino económico. En vez de dadivas, ahora llamadas subvenciones, el ciudadano debería exigir a sus funcionarios creación de trabajo.

El pensamiento de izquierda reprime al individuo, lo ve como un elemento más de una aglomeración humana, fomenta la dependencia del ciudadano con el gobierno para mantenerse en el poder, es anti Dios y mina la moral judeocristiana de la sociedad cada vez que puede despreciando los mandamientos de Dios. Un nuevo orden mundial basado en la filosofía izquierdista pondría a las naciones del mundo bajo el poder de unos cuantos privilegiados que serían los mayoritariamente beneficiados. Irónicamente, para los que han caído bajo la magia de su filosofía, la idea es totalmente imperialista…

Para lograr el nuevo orden se necesitaría de un cambio de orden económico; que siempre esta relacionado con una gran potencia gubernamental. Es por esa razón que el país norteamericano es el objetivo de aquellos líderes del mundo que quiere imponer “su” propio orden mundial. El intento es la eliminación de los Estados Unidos como potencia mundial y la desvalorización de su moneda. Es decir empujarlo a la decadencia económica y a su predominio mundial en los haberes financieros del mundo. Fuera del país del norte el caballito de Troya de destrucción que usan con las masas es la demonización del capitalismo norteamericano clasificado como imperio. En los Estados Unidos el intento de eliminación se apunta hacia el conservadorismo norteamericano que se identifica con el partido republicano.

Una vez suprimido el impedimento, los que pretenden sentarse en el gobierno mundial usarían la economía de mercado para manejar toda la economía mundial. Los candidatos occidentales son billonarios y han hecho dinero usando los elementos productivos del capitalismo no del comunismo. El comunismo o socialismo de las masas es bueno para obtener el control de las mismas; pero no para producir dinero. China es un claro ejemplo de lo dicho. El poder se mantiene creando dependencia económica entre el gobierno y el pueblo. Esto ya es hecho en pequeña escala en muchos países gobernados por la ideología izquierdista. Se han creado pueblos dependientes, y de respaldo al gobierno, a través de los subsidios que proveen para todo. Es decir se han asegurado el voto esclavizando a sus pueblos. Mientras tanto la clase gobernante, supuestamente socialista, es una clase privilegiada y oligarca que vive como cualquier rico capitalista.

El truco de hacer temblar la economía no es nuevo. Hitler usó con éxito el problema económico para movilizar al pueblo alemán hacia su nuevo orden mundial. Pensó que para instaurar un nuevo orden había que eliminar el actual predominio económico y su fuerza espiritual o moral; que provenía de la fe y cultura judeocristiana. El nacionalsocialismo es muy parecido al comunismo porque Hitler, aunque creía que la filosofía marxista del ateísmo y de un mundo sin clases era un absurdo, admiraba sus tácticas revolucionarias y las aplicó en su política de mando. Según las tácticas aprendidas, de la izquierda, pensaba que lo principal era desmoralizar a un adversario antes de eliminarlo.

La enseñanza de la revolución que había asimilado personalmente de los bolcheviques era su arma psicológica. No dejaría escapar, decía, la confusión de los sentimientos, los conflictos morales, la indecisión, el pánico, la ambición, la ceguera, la discordia partidaria y también el orgullo para tener al mundo bajo sus pies. Estas tácticas psicológicas eran lo que denominaba como “la próxima guerra”. En su propia manera la política psicológica de Hitler fue el producto de las tácticas marxistas3.

La izquierda o el progresismo político llevan la lucha en las sociedades occidentales. En el Medio Oriente el Islam, que quiere eliminar del mapa a Israel y no tiene simpatía por los cristianos creyentes que apoyan al pueblo de Jacob. La izquierda y el islamismo están buscando formas de ayuda mutua porque en el fondo tienen los mismos objetivos básicos. Sin embargo, si lo consiguieran habría una lucha entre ellos por el poder; porque tanto uno como el otro quieren adueñarse del dominio mundial para formar un nuevo orden. Y las ideas de como tiene que ser la nueva estructura son opuestas. La incoherente búsqueda de una alianza entre Irán y Venezuela es una muestra del intento.

Proclaman remover el imperialismo, en realidad quieren remplazar a las piezas claves del supuesto imperialismo. Porque el hombre o los hombres que ambicionan el poder mundial necesitan de un imperio o de pueblos bajo su mando para sentirse dios. Todos los que anhelan el control a nivel mundial sueñan en la intimidad con subyugar a los pueblos como su propia posesión, creyendo así que son dioses o como Dios. Sin embargo, Dios creo al hombre para tener descendencia sobre la tierra, amarla, protegerla y bendecirla no para subyugarla, esclavizarla o tiranizarla. Al alejarse de Dios y de sus mandamientos el hombre se volvió esclavo del hombre.

El presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, habló con claridad en la última reunión global de las Naciones Unidas acerca de sus intenciones de remplazar el orden existente por uno nuevo. Indudablemente sería un sistema musulmán o califato mundial. Este orden, según Ahmadinejad, sería uno en donde reinaría la justicia y la igualdad. En el sueño del diseño, de este nuevo orden, los Estados Unidos y el pueblo de Israel no existen, no les quepa duda de que los cristianos tampoco. Según Ahmadinejad el nuevo orden mundial se instalará seguido de la aparición del mesías musulmán, Imam A1-Mahdi, que de acuerdo al presidente de Irán aparecerá en compañía de Jesucristo4… Ahmadinejad es un hombre peligroso por lo que cree y por el poder que llegaría a tener si obtuviera la bomba atómica.

En el año 2010 Lula, el entonces presidente de Brasil, dijo en la reunión de los BRIC que su país y China tenían la obligación de pelear por un orden nuevo internacional5. El debilitamiento de la moneda norteamericana sería, entonces, el objetivo. Bajo el paragua de las Naciones Unidas las potencias en pugna por el control mundial están intentándolo. El control global no significa nada más y nada menos que una dictadura imperialista a gran escala o tiranía global de algunos que osan llamarse líderes. Pero existe un impedimento, por el momento porque esta siendo debilitado, para lograr un dominio mundial, la fe y cultura judeocristiana. Hitler que, también, quería el control mundial y un nuevo orden global visualizó los elementos que debían eliminarse, los judíos, el cristianismo y la democracia.

La ambición de Hitler, o el síndrome de Hitler como le llamo, está en todos aquellos que gobiernan, en mayor o menor medida, si no están adheridos a los mandamientos morales de Dios. La avidez de un nuevo orden y dominio mundial se halla en cualquier línea política que rechaza a Dios y su autoridad, representada en la aceptación de sus normas morales. Es la ambición y la tiranía de los de arriba en perjuicio de los de abajo. Para el dirigente codicioso la meta máxima es el control del mundo o de sus habitantes.

Actualmente las Naciones Unidas están involucradas, entre otras cosas, en un intento de controlar el Internet y eliminar al dólar como moneda internacional. El control del Internet sería el recurso actual más poderoso que tendrían los gobiernos para dominar a sus pueblos. China ya lo controla. Debido a que es el foro mundial para la libertad de expresión y de su intercambio entre todos los pueblos del mundo. De aprobarse el intento, están planeando firmar un tratado para controlar el Internet en la próxima reunión en Dubái6, el usuario tendría que pagar un cargo cada vez que usa un navegador. Lo peor es que los gobiernos de cada país tendrían el control del mismo. Imagínense a Venezuela, Argentina, Ecuador, Nicaragua, Siria, Egipto, Irán y Rusia, por nombrar algunos, con el control de sencillamente censurar y perseguir a sus opositores políticos. Si las Naciones Unidas toman control del Internet los pueblos perderían su libertad y los gobiernos ganarían control total sobre las comunicaciones dentro de sus países.

Algún día, los pueblos entenderán que del hombre sin Dios, o con un dios falso, en la sociedad o en los puestos de gobierno se puede esperar cualquier desatino y locura. Debido a que no se somete voluntariamente a sus mandamientos morales como sus guías de conducta. La ley de Yahveh es protección del hombre contra el mal y contra él mismo. Si el hombre quiere ser verdaderamente libre que vuelva a Dios, pida perdón y entre en pacto con él cumpliendo sus normas de conducta. No existe un sistema político o religioso creado por el hombre que lo liberará sólo Dios da verdadera y duradera libertad. El hombre en las alturas de poder, después que lo alcanzó todo, quiere controlar a su prójimo. Es su enfermizo entendimiento de poder a la máxima potencia. La libertad total del hombre va a llegar cuando domine el mal. Y el mal se comienza a dominar cuando se obedece a Dios, no practicando lo que dijo está prohibido de la ciencia del mal.

 

1. The Alchemy of Finance, published in 1987
2. Anthony Gottlieb, “Who Wants to Be a Billionaire?” The New York Times, 3/3/02
3. Hitler me lo dijo, Hermann Rauschning 1940
4. Iran’s Ahmadinejad awaits the arrival of the Mahdi: http://www.breitbart.com
5. Lula Calls for New Global Order and More Patience with Iran: http://connection.ebscohost.com

6. http://files.wcitleaks.org/public/S12-WCIT12-C-0027!R1!MSW-E.pdf

No te olvides de enviarlo a un amigo.

Opiniones y valoraciones respetuosas de conformidad o disidencia son bienvenidas. Sin embargo, la política de comentarios del sitio prohíbe observaciones basadas en malas palabras o amenazas.

Copyright secured by Digiprove © 2012-2013

Comentarios desactivados en El Nuevo Orden Mundial

Oct 05 2012


El gobierno del hombre

Filed under Sin categoría

En los comienzos de la humanidad cuando el hombre desobedeció el mandamiento de Yahveh Dios y lo castigó por su desobediencia, también, aseguró su victoria en la obediencia a su Ley en los descendientes de la mujer. Lo más importante que el hombre va a conquistar en el futuro no es la cura del cáncer o el establecimiento de la democracia en todos los pueblos sobre la tierra, es el dominio del mal. El principal problema del hombre es el mal y su práctica.

La aplicación de la profecía del Génesis con exclusividad al Nazareno es manipulación doctrinaria. La palabra usada es linaje. La definición de linaje es la siguiente: conjunto de los antepasados o descendientes de una persona o de una familia. Esa familia o conjunto es la raza humana. Es este linaje nacido de la mujer que va a vencer el mal. Se logra no traspasando los linderos morales que Dios señaló para la humanidad.

Cuando Yahveh limitó los años de vida del hombre lo hizo por justicia, pero también por misericordia. Al desobedecer su orden, el hombre comenzó a adquirir la pericia del mal. Imagínense ustedes viviendo en un mundo eterno de injusticias creado por las arbitrarias acciones del hombre. Lo de la ciencia del mal es un tema real. Si no lo creen observen la población carcelaria y a los que andan sueltos entremezclados en las sociedades del mundo haciendo daño a sus semejantes. La adquisición primaria de esa ciencia comienza con la desobediencia a los mandamientos de Dios.

La historia de Caín y Abel muestra los destinos que tomaron los  primeros descendientes de la mujer desde sus comienzos. Abel caminaba junto a Yahveh. Mientras que Caín apartándose de a poco del Creador consumó el mal al matar a su hermano. Aunque la raíz del mal entró en el mundo por la desobediencia al mandamiento de no experimentar con la ciencia del mal y la aceptación de la mentira de que podrían ser como Dios al desobedecer el mandamiento, un asesinato fue la primera manifestación tangible de la facultad en el mundo. A partir de allí la historia bíblica indica que se abren dos caminos por donde la humanidad prosigue. Los que siguen los mandamientos de Dios y los que los ignoran. Con el tiempo estos dos grupos, que se distinguen el uno del otro, se entreveran en las civilizaciones humanas.

El libro del Génesis relata que la humanidad llegó a un estado de corrupción tan grande que Dios mismo tuvo que intervenir. A partir de allí la historia del hombre comienza con una segunda oportunidad. Según se narra esto arranca con los hijos de un hombre llamado Noé. Los hijos de este varón justo se llamaban Sem, Cam y Jafet. De estos tres hermanos el primero en hacerse prepotente fue Nemrod un hijo de Cam. Nemrod funda Babel, la futura Babilonia, Erek y Acad. Asur, uno de los hijos de Sem, fundó Nínive que llegó a ser la capital del imperio asirio. Sin embargo, es en una ciudad fundada por los camitas donde nace la primera civilización y gobierno del hombre. Estos son los comienzos de la tiranía organizada del hombre sobre el hombre.

La Biblia no cuenta como es que Cam y Jafet perdieron el conocimiento del único Dios verdadero. Pero si relata la continuación del conocimiento en Sem. Babel es el nombre antiguo de Babilonia. Se fundó en la tierra de Senaar. Senaar quiere decir la tierra de Sumer o Sumeria. Babel era la antigua  Ká.dingir fundada por los sumerios. Los acadios la llamaban Babilum. En Babel comenzó, según la cosmogonía sumeria, la religión y la política organizada en la forma de Rey y Sacerdote1. Se expandió durante el dominio babilonio al mundo conocido. Babel o Babilonia es el símbolo del poder o gobierno humano, sin Dios y sus leyes, en la Biblia.

El levantamiento de la torre de Babel es un hito en la historia de las civilizaciones humanas. Fue el día en que el hombre decidió llegar hasta el cielo y sentarse por encima de las alturas del Altísimo. El día en que confabuló subir y alzar su trono por encima de la estrellas de Dios. Es el día en que quiso hacerse de un “nombre”, como el de Dios, y hacerse famoso. El día que decidió ser su propio dios y reflejar su “divinidad” humana en un ídolo hecho a su semejanza. Fue el día en que el hombre se declaró públicamente sin y por encima de Dios. El alzamiento de la torre de Babel, que desafiaba el poder del cielo, marcó el comienzo de la religión y el gobierno que creo el hombre.

A partir de ese  momento la administración humana siguió la imprenta sumeria de gobierno político-religioso, rey y sacerdote. Con la organización de la religión se formó un poder independiente al político que trabajaba en conjunción con el mismo. Finalmente, la monarquía por derecho divino como forma de gobierno dominante cayó y al poder religioso se lo separó del gobierno del hombre. Esta escisión se hizo con el propósito de extirpar o reducir en la sociedad la influencia moral de la iglesia.  

El cristianismo es una religión instituida por el hombre. Derivó del proceso de divinización de las interpretaciones de algunos de los seguidores de Jesús acerca del maestro y su madre. El sustentáculo de la religión cristiana son sus dogmas o doctrinas que los antiguos cristianos concibieron y divinizaron por cuenta propia. Sin embargo, su génesis desprovisto del proceso mencionado, procede de la verdadera fe abrámica y mosaica que consiste en la revelación del único Dios verdadero y de su Nombre YHVH, el perdón de faltas por la gracia del arrepentimiento y la manifestación de la alianza o pacto entre Dios y el hombre. Este convenio se basa en el cumplimento, por parte del hombre, de la Ley de Yahveh o sus mandamientos morales que la iglesia cristiana todavía, en su mayoría, mantiene.

Entonces, al separar el poder político del religioso, también, separaron la influencia de los mandamientos morales de Dios en los haberes culturales o sociales donde el gobierno ejercía influencia. Desde ese momento en adelante ha habido un intento de concebir un gobierno a la manera y bajo las leyes propias del hombre y no las de Dios. Es por eso que en los últimos cincuenta años las sociedades occidentales han visto una transformación moral en su seno que revela la formación de una sociedad edificada sobre una base opuesta a la formada por la influencia de la conducta judeocristiana. 

Los pensamientos filosóficos y políticos del siglo XIX fueron significativos. El más trascendental fue el pensamiento de izquierda que actualmente domina como forma política en muchos gobiernos del mundo. No obstante, es un comunismo variado que usa la democracia como vehículo para llegar al poder de las naciones. A este comunismo se le llama algunas veces progresismo y otras socialismo. Lo que tienen en común en el tema espiritual es el deseo íntimo de eliminar el conocimiento de Dios y sus leyes morales en el mundo. Como así también de lograr un mundo “justo” a la manera que quiere el hombre y con leyes morales propias. Aunque esta no es la cara que se revela, los ejecutores de esta filosofía política saben que para lograr el dominio mundial no basta sólo la separación de la religión del estado. Fundamentalmente, es la eliminación de la creencia en Dios y de sus mandamientos, que millones de personas en el mundo todavía mantienen. En el campo político sus principal elemento de conexión es el estado como un todopoderoso. 

Eso parece trastornado, pero si han tenido la oportunidad de leer acerca de las motivaciones de Hitler en su deseo de eliminar al pueblo hebreo saben que íntimamente existía una creencia espiritual o religiosa que lo motivaba.  Es decir detrás de la fachada que presentaba la política  y la verborragia nazi en contra de la supuesta culpabilidad de los judíos por los problemas económicos alemanes, que era lo que parecía verse o el elemento tangible, había otro oculto y espiritual.

Hitler quería establecer un nuevo orden. Israel y el cristianismo eran los implantadores del orden existente. De modo que concibieron la idea de eliminarlos para lograr sus intenciones de dominio mundial. La asimilación o exterminio de los cristianos seguiría en segundo lugar del plan. El pensamiento es pérfido, pero muy comprensible para la mentalidad humana. ¿Acaso no se ha practicado, alguna vez, la eliminación literal de un oponente por los gobiernos de la tierra en su lucha por el poder?

El pueblo de Israel fue el portador del conocimiento del único Dios verdadero y de sus leyes. Aunque rechazó el gobierno de Dios por el gobierno del hombre, la monarquía en su tiempo, según la profecía bíblica tendrá un papel preponderante, en el nuevo orden mundial establecido por Dios al final de los tiempos del gobierno del hombre. Esto que acabo de decir crea un problema potencial para los grupos que quieren el dominio mundial sin Dios y sus leyes o con sus propios dioses. Esta última situación es principalmente bullente en Medio Oriente. Si no creyeran lo que dicen las profecías bíblicas sobre Israel no existiría la persecución constante que acontece a los hijos de Jacob. Israel es un continuo blanco por lo que las profecías bíblicas dicen sobre ellos.

La “sabiduría” tradicional cristiana cree que los hijos de Israel fueron perseguidos porque no aceptaron a Jesús como su mesías con todo el equipaje doctrinario que la creencia conlleva. Están equivocados. Es cierto que Israel fue disciplinado en varias ocasiones por romper el pacto con Dios. Finalmente, por que no cambiaron, Yahveh los dejó ir tras sus propios caminos. ¿A qué otra nación de la tierra llamó Dios para entrar en pacto con él? Israel rompió esa alianza como si hubiera sido hecha con un hombre. Aún así si se pacta con un hombre, el acuerdo se respeta. De otro modo al que lo quiebra se le llama desleal y es merecedor del repudio de la gente.

El Pacto se basa en el cumplimiento de los mandamientos morales de Dios. No se basa en la aceptación de Jesús como el mesías o salvador. El hombre, judío o no, y la nación que viola los mandamientos de Yahveh están supeditados a otra ley o ciencia que no tiene origen en Dios. Los individuos que se unen en la aceptación de Yahveh como su Dios y entran en pacto con él, son acosados por el destino memorable que las profecías les reserva al final de los tiempos. Los enemigos de Dios y de sus leyes las creen más que los mismos creyentes. Es así que minuciosamente y solapadamente están quitando a Dios y a sus leyes de las naciones del mundo donde han ejercido influencia.

Los judíos y cristianos, a pesar de los obstáculos espirituales que tienen por creer en doctrinas creadas por el hombre como si provinieran de Dios, conservan el depósito de la fe verdadera. También, son destinatarios de  la profecía que afirma que tendrán participación trascendente en el gobierno postrero. A ellos se les unirán los pueblos que adoran a Yahveh Dios. La custodia del depósito de la fe y la palabra profética dada acerca de su intervención en el gobierno futuro los hace vulnerables. Son un claro objetivo de oposición para los que quieren el dominio del poder del mundo sin Dios y sus leyes morales o con sus propios dioses.

Lo que comenzó en el génesis humano, el rechazo a Dios y a su ley por la ambición de poder ha continuado hasta ahora. Existe un movimiento, en algunos países, a nivel gubernamental que está tratando de borrar el conocimiento de Dios y sus mandamientos a través de políticas y leyes que implantan. Eso se logra creando leyes que afectan la moral de la sociedad. Estas leyes humanas decretan que es moral lo que Dios dijo que no es. Así desde la religión estado se anula la Palabra de Dios y se modifica la moral de la sociedad. El seguimiento de los mandamientos morales de Dios es una forma de vida. Esa forma de vida interviene e influye en las decisiones que el hombre toma en todos los niveles de la sociedad. Por lo tanto son sus guías en lo que juzga, decide, crea o aplica. La religión estado de hoy en día existe para destruir esa forma de vida.

Lo del sistema político-religioso fue pura creación del hombre. La idea del hombre de sojuzgar al hombre fue ambición del poder humano. Eso es lo que se llama tiranía y tuvo sus inicios en la primera civilización humana y continúa hasta ahora en el mundo administrada en diferentes grados y formas. Cuando el hombre separó la religión del estado se quedó con la mitad del poder tiránico que había venido ejerciendo por milenios. Entonces, hubo un vacío de poder que fue  llenado por la religión del estado. Esto es el estado con poder de definir la moralidad del hombre. La parte espiritual, por así decirlo del estado, interviene en las sociedades creando leyes que las modifican y la apartan de los mandamientos de Dios. El gobernante sin Dios usa el estado como instrumento de dominio sobre el hombre con una idea corrompida del poder de Dios sobre el mismo.

Les doy un ejemplo de como este proceso de excluir a Dios y a sus mandamientos se está manifestando en el mundo. En Argentina no hace mucho tiempo atrás el congreso dio poder a los menores de edad de pasar por alto la autoridad de sus padres. Si un menor quiere cambiar de sexo y sus padres no lo consienten, pueden recurrir a la corte con un abogado y lograr su propósito. Otro ejemplo más, ahora el adulterio no es causal de divorcio. Con la primera ley, creada por la actual administración argentina, los padres han perdido su derecho sobre sus hijos con el segundo la infidelidad, que es uno de los diez mandamientos básicos de Dios, ha sido revocada como acción punitiva.

El estado ha determinado que esa nueva conducta moral y opuesta a la de Dios es buena y aceptable para la sociedad argentina. La religión del estado está creando leyes que minan o eliminan los mandamientos de Dios. Debido a que su dios, el hombre, no puede reinar con la competencia y la autoridad de la ley de otro dios sobre su cabeza. En su secreta intimidad la religión del estado quiere ver a Dios y a sus leyes desaparecidos de la faz de la tierra. No existe política, religión o filosofía que surge del hombre sin un trasfondo espiritual. Las facultades del bien y el mal se conciben en la forma de ideas y se materializan en acciones tangibles. Desde que el hombre rechazó a Dios como su autoridad moral sufre, consciente o no, la influencia y el dominio del mal. La entrega de la Ley de Yahveh Dios en el desierto tenía el propósito de hacer del hombre un vencedor del mal sobre la tierra a través de su respeto.

Con la primera ley mencionada, el estado posee mayor autoridad que los padres sobre sus hijos. Visto de otro ángulo los hijos no son de los padres sino del estado. El Salmo 127:3 dice: “La herencia de Yahveh son los hijos…” La ley humana en el país sudamericano parece afirmar ahora que: “La herencia del estado son los hijos…” Esto es debido a que el estado ha tomado atribuciones morales que sólo le corresponden a Dios. Las leyes morales pertenecen a Dios. Los mandamientos de Dios son morales. El hombre puede intervenir en todo menos en revocar, modificar o anular las Leyes Morales de Dios. Al hacerlo se sienta sin derecho en las alturas por encima de las estrellas de Dios. Y todo vuelve a su génesis.

El hombre en su ambición de poder no quiere rivales. Esto es ni poder humano ni divino. El gobernante, en la cima del poder, tiene dos opciones someterse a la autoridad de Dios, que corresponde a la conducta moral que requiere, o declarase dios implícita o explícitamente, y crear sus propias leyes morales que por lógica van a ser opuestas a las de Dios. De otra manera estaría aceptando la soberanía de Dios en su conducta de vida.

Pareciera ser que en los tiempos actuales los que se oponen a Dios y a sus leyes estuvieran día a día ganando terreno. Además,  hay una marcada diferencia entre los que creen y le siguen y los que no creen y quieren arrinconar sus mandamientos. La guerra cultural, que viene dirigida desde los gobiernos del poder humano, es una expresión real y adecuada para describir lo que pasa. Esta guerra contemporánea es en el Occidente entre la religión del hombre, el estado como todopoderoso, y su forma de gobierno, y la fe judeocristiana de obediencia a los mandamientos de Dios. Esta es la verdadera lucha en el fondo oculto de la otra cara de la moneda. La contienda es contra Dios mismo, sus mandamientos y el creyente como individuo.

A este individuo creyente portador del conocimiento de Yahveh Dios y de sus mandamientos se lo ataca y debilita indirectamente al crear leyes morales opuestas a las de Dios. Porque cambia radicalmente la sociedad donde vive él y sus hijos. La meta, de los que cambian la moralidad de los pueblos basados en la conducta que Dios ha señalado para el hombre, es dirigida a alcanzar a los hijos. Debido a que ellos son el futuro de los pueblos. Esta guerra, que comenzó en el génesis de la humanidad, ha tenido sus variantes pero su elemento básico nunca ha cambiado. Es el poder humano sin Dios y el poder humano con Dios. Al final ganará el poder de Yahveh Dios con aquellos descendientes de la mujer que habrán aprendido a ser como Dios. Esto es a no ser tentado ni dominado por el mal.

1 Sobre este tema he escrito extensivamente en El fraude espiritual.

No olvides de enviarlo a un amigo.

Opiniones y valoraciones respetuosas de conformidad o disidencia son bienvenidas. Sin embargo, la política de comentarios del sitio prohíbe observaciones basadas en malas palabras o amenazas.

 

Copyright secured by Digiprove © 2012-2013

Comentarios desactivados en El gobierno del hombre

Sep 01 2012


Origen de la monarquía y el mesianismo en Israel

Filed under Sin categoría

 

El primer sistema de gobierno israelita fue teocrático. Se mantuvo hasta la instauración de la monarquía. En el libro de Éxodo el establecimiento de la jefatura judicial, que existía durante el gobierno teocrático, aparece en Israel a través del consejo de Jetro, sacerdote pagano de Madián y suegro de Moisés. Sin embargo, la autoría de este tipo de gobierno es imprecisa ya que oscila entre Jetro (Éxodo 18) y Moisés mismo (Deuteronomio 1: 9-15). El hecho indicaría que la tradición oral sobre el tema no era clara. Y que dependiendo de los grupos que la recordaban existían desacuerdos acerca de las memorias sobre el origen judicial como forma de gobierno. Otra posibilidad es que en el Deuteronomio el escritor negó a Jetro el origen de la jefatura por incompatibilidad religiosa y embarazosa, al ser este un sacerdote pagano.

El gobierno monárquico no nació de la voluntad y deseo de Dios sino del hombre en Israel. La monarquía, reino y gobierno del hombre, fue producto del rechazo al gobierno de Dios. Los hijos de Abraham fueron elegidos entre muchos pueblos para que dieran a conocer a Dios y las leyes de su administración. La monarquía no iba a ser para Israel una bendición (Samuel 8). Los capítulos 13 y 14 de Oseas son reveladores acerca de los sentimientos de Yahveh sobre el tema y de la razón porque Dios permitió al pueblo otro  gobierno que no era el suyo. Deseaba que se dieran cuenta que era su único salvador y su gobierno el que les convenía. Dios no es un dictador ni obliga a nadie a hacer lo que no quiere. Ante todo respeta nuestra voluntad. Es por eso que las antiguas escrituras hablan de tener el camino de la muerte y la vida siempre ante nosotros. El libre albedrío decide ante ellos.

En el capítulo 13 leemos que el profeta hablando en nombre de Dios les dice que ni rey ni juez les podría salvar sólo su poder. En el 14 les manifiesta que él les librará del poder del abismo y de la muerte. El interés de Dios siempre es más profundo que el del hombre. El abismo y la muerte son vocablos que describen la perdición del alma humana. En el mismo capítulo Oseas profetiza que Israel volvería a sentarse bajo la sombra de Dios. No será bajo la sombra de un rey terreno o celestial que no sea Yahveh. Los pasajes de Jeremías 2:20 y 2:23 son reveladores acerca de los pensamientos íntimos del antiguo Israel con respecto al llamado de Dios. El profeta cuenta que a la propuesta de Dios le respondieron diciéndole que a ellos les gustaban los extranjeros y que a ellos seguirían, indicándole además que no le servirían. El seguimiento de Israel hacia esos extranjeros era político y religioso: la monarquía y  la creencia religiosa pagana junto al protocolo ritualista de los sacrificios y holocaustos.

 Las leyes del reino de Dios son morales y deben ser impuestas por los hombres en la tierra. Dios no puede hacerlo mientras existan las edades del gobierno humano. Porque aunque tiene la capacidad y el poder para imponerlas no puede ir en contra de su propia Palabra, que otorga libertad al hombre para elegir sus propios caminos. Al Israel rechazar la regencia divina, también, rechazaba sus leyes, que comprenden las raíces de la propagación del saber del mal. Todo lo que se hace hoy en día y es opuesto a estas leyes son la evolución de estas raíces principales que se han extendido como mandrágoras cubriendo el mundo y produciendo frutas variadas del saber del mal. Estos frutos producen en primer lugar  la muerte espiritual y en segundo la del cuerpo. El elegir entre un fruto de saber y el otro es ley de vida diaria entre los hombres. El hombre interiormente maduro elige las leyes morales de Dios porque sabe que a la larga producen vida.

La realidad histórica es que en los tiempos mencionados ya existía una forma de gobierno pagana bien desarrollada que incluía un sistema judicial. La divinización de grandes partes humanas en la Biblia ha hecho de Dios un ser poco original y copiador, entre otras cosas, adquiriendo costumbres paganas para aplicarlas en Israel y consumarlas por Jesús en el Nuevo Testamento. El origen de los jueces en Israel  lleva un signo de pregunta todavía. Nuestra actitud ante el hecho debería ser de precaución. Así como hay imprecisión acerca del origen del oficio de los jueces también lo hay con respecto a sus funciones. Hay que notar una diferencia entre los personajes del libro Los jueces y los jueces de los libros de Samuel. Los personajes del libro de Los jueces parecieran ser caudillos que ayudaban a liberar al pueblo de sus enemigos. Mientras que los jueces del libro de Samuel ejercían más bien funciones sacerdotales en las ermitas.

Durante la jefatura de Samuel, uno de los jueces durante ese periodo, el pueblo pidió  un rey que gobernara sobre ellos como las demás naciones sobre la tierra. La monarquía era el sistema de gobierno de moda. Si leen con cuidado a los profetas notaran que los antiguos israelitas eran fácilmente influenciados por las modas de la época en el orden político y religioso. A Samuel no le gustó la petición del pueblo. Sin embargo, Dios le advirtió de no tomarlo de manera personal.  Porque, en realidad, lo que habían hecho era rechazar su gobierno. Al mismo tiempo le dio autorización para proceder con el deseo de Israel. Más adelante, Samuel arenga al pueblo diciendo: […] “Reconoced y ved el gran mal que habéis hecho a los ojos de Yahveh al pedirle un rey para vosotros.” I Samuel 12: 16. El mal era haber rechazado el reino o gobierno de Dios.

Durante el periodo teocrático la máxima autoridad era Dios llevando el título de rey y existiendo una autoridad judicial que lo acompañaba. Cuando Israel enclava la monarquía emerge en la mentalidad hebrea dos tipos de reyes y reinos: el humano, Saúl el primer rey, y el espiritual Dios mismo. Desde ese momento en adelante la visión gubernamental en Israel es de una monarquía doble. Al llegar a la época cristiana y al darse cuenta los seguidores del Nazareno que su mesías o rey no restituiría la monarquía rigiendo y liberando a Israel de sus enemigos, lo convierten en un regidor celestial.

Si entienden como se duplicó la monarquía en Israel y el concepto pagano de rey por derecho divino que existía desde épocas sumerias1, región donde se originó el concepto y en donde también nació el patriarca hebreo, al implementar un rey como los demás pueblos sobre la tierra la conversión de terreno a celestial resultaba casi sensata. De modo que la conversión no fue extraña para la mentalidad de muchos durante la época de Jesús. Aunque Jesús hubiera sido un descendiente de David con derecho al trono, no hubiera podido reinar en Israel. En Oseas 13:11 Dios dice: “Un rey en mi enojo te ha dado, y en mi furor te  lo vuelvo a quitar.” Esas palabras sellaron el destino de la monarquía en Israel. Era Dios que hablaba. No entendieron sus palabras. Porque es Dios mismo que al final de las edades de los gobiernos humanos reinará. Cuando hay un litigio entre dos hombres un juez decide. El juez supremo juzgará entre la porfía del gobierno del hombre, que rechaza sus leyes para gobernar los pueblos de la tierra, o su gobierno. El gobierno postrero sobre la tierra verá sentado en la gran silla ejecutiva y mundial a Dios mismo.

Cuando los seguidores del Nazareno vieron extinguidas las ilusiones acerca de la continuación de la monarquía davidiana, en vez de reconocer que pudo haber habido un error de comprensión, elaboraron  una teoría nueva. El maestro vendría de nuevo a reinar, esta vez en un trono terrenal en Israel. Esta interpretación humana se vuelve dogma divino al establecerse la religión cristiana. Es la llamada segunda venida del mesías. Es durante la lucubración de esta especulación que a Jesús le hicieron tomar el lugar de Yahveh en el llamado día de Yahveh. Que no es sólo el día de juicio sino de la venida de Yahveh sobre la tierra.  Los judíos tozudamente siguen esperando a ese rey, mesías y salvador hijo de David y los cristianos a su mesías por segunda vez. Sin, todavía, entender que es a Dios al cual deberían escoger como único Salvador y Regidor. No tienen que esperar ahí lo tienen. También, tienen sus leyes que las pueden aplicar. En estas épocas, de gobiernos humanos, de nosotros depende el establecimiento del reino de Dios. El reino de Dios no es nada más ni nada menos que la práctica de sus leyes morales sobre la tierra. Si las leyes de Dios imperan sobre la tierra, Dios reina.

 La idea de un mesías o ungido por Dios aparece con la instauración de la monarquía. La elección del pueblo de Israel por esa forma de gobierno careció de inteligencia.  Cuando Dios les advierte lo que su rey les haría, les estaba advirtiendo de lo que los reyes de la tierra hacían a sus gentes desde hacia  mucho tiempo atrás de que Israel emergiera como nación. El concepto del mesías originó en el hombre. Es puramente humano y nació del rechazo al gobierno de Dios.

El tema de la monarquía y de un mesías o salvador, como regente de este tipo de gobierno, fueron enlazados por algunos en Israel como símbolos de esperanza de un reino justo; a pesar de estar presente y sobre ellos su rechazo al gobierno de Dios. Los reinados fallidos de sus líderes no hicieron volver a Israel al gobierno de Dios sino que en vez de regresar elaboraron la esperanza humana de un mesías justo que reinaría sobre ellos. No me puedo llegar a imaginar la decepción desbastadora de lo seguidores del nazareno cuando este no fue entronado en el trono terrenal de David. El reino justo de un mesías era consuelo humano de una elección fallida por parte de Israel. La monarquía en Israel, gobierno humano elegido por el pueblo, fue una aplastante desilusión. Los descendientes de Abraham fueron elegidos por Dios como un primogénito entre los muchos pueblos de la tierra para ser  modelo de un país gobernado por las leyes de Dios. Israel rechazó esa primogenitura y el reino de Dios al exigir un gobierno similar a las naciones paganas de su alrededor.

Después de tristes y severas desventuras del pueblo con la monarquía, se llegó a la época de Jesús en donde las ideas mesiánicas de un rey salvador que vendría a reinar en el trono de David eran comida espiritual diaria. Todo terminó con la desaparición del proclamado rey descendiente y continuador de la monarquía davidiana, la destrucción del templo, el ritual y el sacerdocio levítico.  Como parte de algunas de las contradicciones bíblicas, religiosos israelitas siguen esperando el restablecimiento de la monarquía en un mesías descendiente de David y los cristianos siguen esperando a su mesías  en una segunda manifestación. Esto a pesar de la postura de Dios que les declaró lo que en realidad significaba la instauración de un gobierno humano como la monarquía: rechazo a su gobierno.

1Leer La religión hija del hombre en El fraude espiritual

No olvides de enviarlo a un amigo.

Opiniones y valoraciones respetuosas de conformidad o disidencia son bienvenidas. Sin embargo, la política de comentarios del sitio prohíbe observaciones basadas en malas palabras o amenazas.

Comentarios desactivados en Origen de la monarquía y el mesianismo en Israel

Ago 08 2012


La Palabra de Dios y los dogmas

Filed under Sin categoría

¿Son los dogmas la Palabra de Dios? Para diferenciar uno del otro se debería comenzar con definir el vocablo dogma. En la religión católica los dogmas son considerados como verdad revelada por Dios y enunciada como segura e innegable por la Iglesia. La iglesia evangélica, dependiendo de sus sectas, rechaza algunos de ellos sobre todo los relacionados con María. Pero acepta varios otros como por ejemplo el dogma trinitario. Los siguientes son unos ejemplos de los dogmas católicos que son enseñados como Palabra de Dios: el dogma de la Inmaculada Concepción, la doctrina trinitaria, la fe en lo santos, la doble naturaleza de Jesús: Dios y hombre, la encarnación, la asunción de María, etc.

Un sinónimo de dogma es doctrina. Estas doctrinas forman el sistema de la religión cristiana y son definidas como Palabra de Dios. Es este esqueleto doctrinal que mantiene cohesiva la religión cristiana. Si uno se desacreditara caería todo el edifico porque se ha relacionado una doctrina con la otra. Por ejemplo: María es madre de Jesús y si Jesús es Dios, María es entonces la madre de Dios…Aunque algunos cristianos creen que la doctrina es absurda, la relación que hicieron al conectar una idea con la otra mantuvo el proceso lógico del pensamiento humano. Es bueno pensar. Dios nos dio una mente para que pensáramos. Es un ejercicio intelectual que beneficia no solo a nuestra alma sino también al cerebro. Cuando pensamos, por ser imperfectos, a veces tenemos pensamientos brillantes e inteligentes y otras veces absurdos y desatinados. La grave falta del cristianismo fue divinizar o declarar de Dios los pensamientos o las elaboraciones mentales de algunos hombres en el seno del catolicismo. El lector debería comprender que esas estructuras o sostén llamadas dogmas o doctrinas eran necesarias para crear una religión nueva. 

El catolicismo declaró que debían ser creídas con fe divina y católica todo aquello que está contenido en la Palabra de Dios, escrita (Biblia) o transmitida, (la tradición) y es propuesto por la Iglesia para ser creído como divinamente revelado…Estas tradiciones y proposiciones son los dogmas o doctrinas que la mente humana elaboró. Algunas de sus características son: incoherencia, por ejemplo Dios es uno pero son tres, oposición a la palabra profética, por ejemplo la doctrina de salvación a través de la muerte de un hombre basado en las leyes del ritual de los sacrificios de Israel1 que fue desacreditado por los profetas en varias oportunidades, suplantación del rango y de la autoridad de Yahveh Dios como Rey y Juez de la tierra por Jesús el Hijo del Hombre en hechos proféticos. El capítulo 14 de Zacarías, que es el día del juico de la humanidad y de la venida de Dios para habitar entre los hombres, es uno de los ejemplos de esta usurpación.

El profeta declara que se verá a Yahveh plantando sus pies sobre el monte de los Olivos y todos sus santos estarán con Él. Este día, llamado de Yahveh por los profetas, es un día único y solo Dios conoce su momento. Los sobrevivientes de las naciones de ese día de juicio vendrán año tras año a Jerusalén a arrodillarse ante el Rey Yahveh Sebaot y a celebrar las fiestas de las tiendas. Este capítulo se lo debería analizar con el capítulo 13 de Marcos y 24 de Mateo. El lector observará allí que el día del Señor y Rey Yahveh no es más de Él sino que es el día de la venida del Hijo del hombre. Jesús repite aproximadamente las palabras de Zacarías diciendo que el tiempo solo es conocido por Dios. Es claro que en el Nuevo Testamento el que viene a juzgar y a poner sus pies sobre el monte de los Olivos no es el Rey y Señor Yahveh sino el nuevo Rey, nuevo Señor e Hijo del Hombre. Es lo que el cristianismo conoce como la segunda venida de Cristo.

En los famosos concilios, la iglesia romana no trató sólo de salvar el depósito de la verdad divina, la existencia de Dios, el perdón de pecados a través del arrepentimiento, que es gracia de Dios, sus mandamientos morales, que nos equipan para vencer el mal y consolidar el reino (su gobierno) edificando una sociedad sobre esas bases, sino también su propia existencia como religión. Para asegurar que sus seguidores se sometieran no solo a la Fe de Dios y a su Palabra sino también a sus dogmas. Que son pensamientos, elaboraciones, interpretaciones o suposiciones productos de la mente humana. Estos dogmas no giran alrededor de las figuras históricas (lo real) de Jesús y María sino de sus supuestas (lo imaginario) atribuciones.

Sabiendo que la iglesia cristiana enseñaba doctrinas creadas por los hombres, como Palabra de Dios, me preguntaba como había todavía gente que sus vidas eran cambiadas. Bueno la iglesia cristiana todavía tiene el depósito de la verdad, pero contaminado y desvirtuado por la palabra del hombre puesto a la altura de la de Dios. Dios comparó su Palabra con el trigo y a la palabra del hombre con la paja. El trigo alimenta. La paja sólo engaña el estómago. El cristianismo creo una religión fundada en la paja y también acomodó el trigo, de alguna manera, en sus bases. No debería extrañarles ver el fraude en la Biblia y en la iglesia; fue testificado y anunciado por los profetas2.

El sistema doctrinario cristiano se podría comparar con un cerco construido con piezas de domino que si le sacáramos una se caería el resto; porque no fue construido por Dios sino por el hombre. Dios no creo ninguna religión. La religión fue creada por el hombre3 Si la iglesia cristiana no elimina de su seno los elementos humanos que trasmite como divinos alguien tarde o temprano va sacar una de las piezas falsas que la sostiene y se va a caer. Pero si permanecen en el trigo limpio de Dios surgirá una iglesia más poderosa y ultra equipada para vencer el mal.

 

1Leer en el Fraude espiritual La religión bíblica parte I y II de Los sacrificios y holocaustos
2Leer el Fraude espiritual
3Leer en el Fraude espiritual: La religión hija del hombre
 

No olvides de enviarlo a un amigo.

Opiniones y valoraciones respetuosas de conformidad o disidencia son bienvenidas. Sin embargo, la política de comentarios del sitio prohíbe observaciones basadas en malas palabras o amenazas.

One response so far

Jul 15 2012


Los dos dioses de la Biblia

Filed under Sin categoría

Si a un cristiano le diríamos que pertenece a una secta se reiría abiertamente. Sin embargo así es. El cristianismo comenzó como una facción desprendida del entendimiento religiosa judío acerca del Mesías. Que a su vez se dividió muchas veces más en otras sectas. La más grande resultó ser la católica. Que floreció en el imperio romano  con la bendición del Emperador Constantino y que se creyó era cristiano. A pesar de que nunca se bautizó, murió siendo Sumo Sacerdote del paganismo, fue divinizado por el Senado y se convirtió en un dios más del paganismo al que aparentemente persiguió.  

Eventualmente, de la secta católica salió la división protestante o evangélica. Esta última a su vez se fraccionó en otras más. Esta característica cismática posterior al fallecimiento de Jesús ocurrió por razones teológicas o diferencias en las interpretaciones de algunos pasajes bíblicos.

Después de la muerte del Nazareno algunos de sus seguidores concibieron una nueva religión1, esta definición de nueva en contraste con la religión de su tiempo que era la pagana y la fe de Abraham y los Profetas. La fe que recibieron de Abraham a través de Jesús no era una religión. La religión fue formándose a medida de que los gentiles conversos se alejaban de sus raíces espirituales judías y fueran  influenciados por el protocolo político- religioso del imperio. Aunque el proceso comenzó con las enseñanzas de Pablo, esta siguió paso a través de las creencias acerca de Jesús con activos personajes como Ignacio de Antioquía y otros.  A mediados de la era tercera y principios de la cuarta, del calendario cristiano, personalidades como Atanasio, Gregorio, Basilio y otros institucionalizan y dan cuerpo dogmático a la iglesia católica romana.

El cristianismo fue desarrollado en las mentes de los denominados padres de la Iglesia y convertido por ellos en religión. Sus dogmas fueron basados en sus propias especulaciones sobre la naturaleza de Dios y Jesús, más la influencia de  los escritos que llegaron a formar el Nuevo Testamento. De las controversias teológicas, verdaderas batallas campales entre distintas facciones en el seno del cristianismo del  siglo tercero acerca de la constitución o naturaleza de Dios y que fueron minadas con todo tipo de  intrigas hasta inclusive llegar a imputaciones de asesinato como ocurrió con Atanasio2 que se le culpó de haber asesinado al obispo Arsenio, emergió una nueva religión consolidada junto a un flamante dios bíblico llamado Jesús.

El Dios y Señor del Pentateuco y de los libros proféticos pasó a un lugar poco visible en los documentos neo-testamentarios.  En el Antiguo Testamento hay un solo Dios y Señor, claro y definido, mientras que el Nuevo Testamento hay otro claro y definido por la iglesia. En los Profetas se ora en el nombre de Yahveh Dios mientras que en el NT se ora en el nombre de Jesús. En el AT Yahveh Dios viene entre las nubes a juzgar la tierra mientras que el NT se asume que Jesús lo hará. En el Antiguo Testamento las rodillas de los hombres se doblarán ante el Señor Yahveh. Mientras que el NT las rodillas se doblarán ante Jesús. En el antiguo Testamento el Nombre con mayúscula pertenece a Yahveh en el nuevo al Nazareno. Si hacen un paralelo entre lo que atribuyen a Jesús en el NT y lo que es adjudicado  a Yahvé Dios en la Ley y los profetas, verán que lo aplicado  a Jesús pertenece literalmente a Yahveh Dios en el AT.

Si no se hubiera inventado el dogma trinitario podría decirse que lo mencionado  hubiera sido el producto del celo y la competencia religiosa entre judíos y cristianos acerca de la interpretación mesiánica. Pero la doctrina trinitaria fue en realidad el resultado de la lucha por el poder entre los mismos cristianos del siglo tercero. La rivalidad teológica tenía en juego nada menos y nada más que el dominio del Poder con mayúscula. En eso tiempos no había distinción entre religión y política. La religión y la política estaban fusionadas en un único poder gubernamental.  La doctrina que ganara obtendría el poder total.

Cuando los cristianos comenzaron a enseñar que Jesús era Dios, tropezaron con el problema de que ya existía  otro Dios en el ámbito judío: el Dios de Israel. La idea era inaceptable; debido a que la fe israelita era monoteísta y enseñaba, específicamente, que Dios es uno. La existencia de dos dioses era en síntesis paganismo puro. Es así que la iglesia católica justificó y amalgamó  la incoherencia entre los dos Dioses y Señores con la doctrina trinitaria. Que teoriza que Dios es uno, pero en realidad son tres.  La doctrina fue una especulación teológica y original de Tertuliano. Pensamientos que elaboró, posiblemente, para encontrar cohesión doctrinaria entre el Dios del AT y el del nuevo. Tertuliano no sólo murió alejado de la iglesia católica sino que nunca se enteró de que la institución que había abandonado para adherirse al montanismo, que la iglesia considera una herejía, llegó a tomar y convertir su teoría en Palabra de  Dios… Durante su tiempo de herejía, Tertuliano imaginó a Dios, en la era segunda del cristianismo, como un ser que estaba formado por tres personas. De alguna forma se tenía que hacer coincidir la creencia de que Jesús y Yahveh eran Dios para evitar el paganismo.

La tradición católica enseña que el obispo Atanasio a fines del siglo cuarto describió esta divinidad de tres personas en una, de la siguiente manera: “En la unidad de la Divinidad hay Tres Personas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, y estas Tres Personas son verdaderamente distintas una de otra.”  De modo que el Credo de Atanasio decía que: ‘el Padre es Dios, el Hijo es Dios, y el Espíritu Santo es Dios, y sin embargo no hay tres Dioses, sino un solo Dios’. […] Atanasio como fiel defensor de las ideas de su partido religioso, fue más allá en el credo y llegó a afirmar que no podríamos  ser salvos sino es a través de la fe católica. Aunque eso no fuera lo que Yahveh Dios dijo desde un principio. La salvación del alma no ocurre por pertenecer a una institución religiosa, y aceptar sus dogmas, sino por el arrepentimiento de pecados. Es esa la provisión de salvación que Dios regaló al hombre. Sin embargo, la afirmación de Atanasio sujetó a los miembros de su secta con estorbos espirituales que no habían provenido de la Ley de Dios y de la enseñanza profética.

Para los adeptos la médula de la garantía de salvación era el acatamiento de las especulaciones teológicas o dogmas que el catolicismo había comenzado a crear en esos tiempos como Palabra de Dios. Para la feligresía cristiana el arreglo de que Jesús y Yahveh, para  evitar el paganismo de los dos dioses, eran lo mismo funcionó. Porque cuando el cristiano lee en el AT del “Señor”, el cristiano no ve a Yahveh Dios, aunque de Él se trata, sino que ven a su dios y señor Jesús. No hubiera sido esto un fraude espiritual sino hubieran enseñado que sus especulaciones acerca de la deidad eran Palabra de Dios o de inspiración divina.

 

1 Leer en  el Fraude espiritual sobre el origen de  la religión y la religión biblica

2 Leer Pablo Toribio Perez_Un episodio de la controversia arriana del siglo IV segun los escritos ineditos en latin de Isaac Newton.pdf

No olvides de enviarlo a un amigo.

Opiniones y valoraciones respetuosas de conformidad o disidencia son bienvenidas. Sin embargo, la política de comentarios del sitio prohíbe observaciones basadas en malas palabras o amenazas.

 

Copyright secured by Digiprove © 2013

Comentarios desactivados en Los dos dioses de la Biblia

Jun 22 2012


A Dios no lo creó el hombre

Filed under Sin categoría

Las personas que dicen no creer en Dios y los ateos que lo aseguran, coinciden en la idea de que a Dios lo creó el hombre. Sin embargo, no es así.  Al ser humano, predominantemente un ser físico, le cuesta creer en un Dios que no se puede descubrir directamente con los sentidos físicos. Por ese mismo motivo sería imposible que hubiera “creado” a Dios. Es tan fuerte el impulso natural de creer en algo que se ve y se palpa que inclusive en iglesias en donde se afirma la existencia de Dios se ora, en su lugar, a esculturas o imágenes de hombres llamadas santos. También, por la misma causa existen los “mesías”. En esa fuerza natural, que es más fuerte que la espiritual en los hombres que no han llegado a una madurez interior o espiritual, y en el rechazo a Dios está el origen de la divinización de los hombres, tanto en el orden religioso como en el político. Es contradictorio creer que el hombre, un organismo físico, podría haber creado a un ser espiritual, entendiendo que lo espiritual no se ve ni se toca como lo material  que nos rodea.

El creyente no puede directamente mostrar la existencia de Dios y el incrédulo no puede mostrar su inexistencia. La razón se encuentra en la naturaleza propia de Dios que es espiritual.  Sin embargo, el creyente tiene a mano dos herramientas poderosas para convencer al incrédulo de por lo menos no desestimar la posibilidad de que Dios exista. Esas herramientas son la naturaleza y la Palabra de Dios. Los tangibles que usan los teófobos, los que no son científicos, para destruir la fe y la creencia en un ser superior en los seres humanos son: el sarcasmo de la Biblia y de la iglesia como institución mantenedora de la creencia en su existencia y de sus principios morales. Debido a que la iglesia como institución ha ayudado al deslustre de la verdadera Palabra de Dios y ha asegurado la incredulidad de muchos en vez de ayudar a liberar la fe que existe, en diferentes medidas, en el interior de los hombres por ciertas de sus acciones culposas.

Sabemos que existen organismos pequeñísimos que son invisibles al ojo humano. Un instrumento llamada microscopio nos ayuda a ver lo que el corto alcance de nuestros ojos físicos no nos permite apreciar. Si no existiera el microscopio y les dijera que existen organismos tan diminutos que el ojo desnudo no puede ver, ¿Uds. creerían en mi palabra? La Palabra de Dios verdadera, no la del hombre divinizada en la Biblia1 , actúa como lentes especiales para que podamos ver el mundo espiritual. Situación que el incrédulo no tiene al tratar de convencer al creyente de que Dios es un invento humano. El fiel observa la belleza y el orden de la creación e infiere que tras ella hay una mente pensante que la elaboró. Si reflexionamos en como corregir el caos, que es la confusión y el desorden de las cosas, nos damos cuenta que lo haríamos con un plan bien elaborado y ejecutado.  El plan de acción podría en orden el desorden. Para llegar a ese punto tendría que existir un alguien que lo ideara y consecuentemente lo consumara. No es por casualidad que el caos se transforma en orden.

La Biblia nos dijo que en el principio de todas las cosas hubo caos, que Dios lo ordenó por medio de la creación y que las cosas cada una en su lugar han estado  manteniéndose en esa formación desde entonces y hasta ahora. Pensemos, ahora, en como se logra una creación. Si existe una obra, de cualquier tipo de arte, primeramente existe él que la creó. Es decir, inicialmente, tuvo que existir un Goya o un Picasso para que después viéramos su creación. No es el cuadro de Picasso que creó a Picasso. Es Picasso que creó el cuadro. En otras palabras sin Picasso, el ser, no hubiera habido cuadro. Para que eso ocurriera el artista pensó primeramente en lo que quería crear, luego lo creó y nosotros lo vimos. El propósito de este creador fue el gusto. El propósito de Dios en la creación material de todo lo que existe fue el dar gozo y contentamiento al hombre.

Como existe un mundo espiritual que el ojo humano no puede ver, como los organismos que no se ven sin un microscopio, Dios nos entregó, para que lo viéramos y para nuestra protección, su Palabra revelada. Sus mandamientos morales nos revelan las leyes que rigen el mundo espiritual del mal. En realidad son barreras, que separan el reino espiritual del bien y del mal, y que el hombre no debería cruzar. El quebrantamiento de sus leyes afecta directamente al hombre destruyéndolo en el orden individual y colectivo o social porque no pertenece al cuerpo y al mundo que Dios le dio. La práctica de los mandamientos que Dios dijo no hacer corrompe el cuerpo individualmente y colectivamente como sociedad hasta extinguirlo.

El origen de la muerte en el cuerpo humano fue la violación de un sólo mandamiento que Dios dio al hombre. Ese mandamiento era: no cruzar la frontera del bien al mal para adquirir su conocimiento. Como el hombre la cruzó,  Dios le dio la Ley para que supiera lo  no que no debía hacer más, después que lo había aprendido y practicado. El uso de las actividades que Dios dijo no practicar  trabaja en el cuerpo individual y colectivo a modo de células malignas que lo invaden de a poco hasta dejarlo sin vida. Dios creo al hombre y al mundo para que fuera incorrupto. Cuando desobedeció entró la corrupción y la muerte. Mientras el  mundo persista en la desobediencia de sus mandamientos la corrupción y la muerte reinará. No obstante, existe un remedio que Dios nos regaló para curarnos: el arrepentimiento.

La Biblia relata que fue por el embeleso que le causó la belleza de la creación que el hombre la tuvo por dios, sin querer darse cuenta que tras la obra magnífica estaba un poder pensador y hacedor.  Ya que había rechazado a Dios, la admiración de su poder y de sus capacidades le ensoberbeció a tal punto que no queriendo ver uno mayor creó a su imagen y semejanza una estatua y la adoró. Entonces, el hombre creyó que era dios. Aunque la magnificencia de lo visible o de la naturaleza les debería haber llevado al reconocimiento de que hay un Dios, su rechazo los llevó a crear su propio dios y religión. Así fue que nació la religión2.

 En tiempos modernos el ser humano no ha adelantado mucho de los  pasados, en cuanto a las cosas espirituales. Algunos científicos creen que el universo se creó por una eventualidad. No hubo causa ni mente pensante o inteligente que lo diseñara y creara. Es, por ende, un accidente el que alteró el caos que existía ordenándolo sin ningún tipo de fin o propósito. Lo que es una incoherencia. Porque la naturaleza toda  nos enseña que hay un orden establecido e inmediatamente el hecho nos debería indicar pensamiento o inteligencia. Si percatamos que el hombre, una mente pensante o con inteligencia, es el que altera el orden natural establecido convirtiéndolo muchas veces en anarquía, ¿Por qué no advertir de que lo opuesto a la anarquía, el orden establecido en el mundo, es  el producto de otra mente inteligente?

Los científicos ateos tienen que decir que el universo se creo por sí solo y sin propósito, porque si dijeran que hubo un propósito, el universo pensaría y sería un ente viviente. Por inferencia el universo sería, entonces, Dios.  La ciencia humana tiene un hueco que no puede cerrar si no cree en la existencia de una mente pensante que creó todo lo que  existe.  Por más que se esfuercen nunca podrán probar la inexistencia de Dios, no sólo porque existe sino por que no tienen más herramientas que los sentidos físicos, para probar que un ser espiritual como lo es Dios no existe.

 

1 Ver en El fraude espiritual La religión bíblica.

2 Por favor lean en El fraude espiritual, La religión hija del hombre.

 

No olvides de enviarlo a un amigo.

Opiniones y valoraciones respetuosas de conformidad o disidencia son bienvenidas. Sin embargo, la política de comentarios del sitio prohíbe observaciones basadas en malas palabras o amenazas.

 


Copyright secured by Digiprove © 2013

2 responses so far

Jun 03 2012


El Jesús ignorado

Filed under Sin categoría

En los años noventa hubo, en los Estados Unidos, un grupo de estudiosos bíblicos que llamaron la atención con sus dichos acerca de las muchas caras que, el Nuevo Testamento, presentaba de Jesús. Uno de ellos expresó que se debía entender que los relatos históricos se basaban en interpretaciones que no llegaban a descubrir en su totalidad los acontecimientos verdaderos. Es decir que en la historia de Jesús podrían existir muchas interpretaciones acerca de su vida o de su persona.

El caso es que los libros del N.T. terminaron siendo la versión escrita de lo que oralmente se contaba acerca del hombre de Nazaret después de su muerte. Cuando la iglesia solidificó el canon del N.T. como libros inspirados por Dios, selló las interpretaciones de los autores elegidos de modo que la historia de Jesús  y sus hechos  no se prestó para un análisis mayor de lo que la iglesia enseñaba. En realidad se paralizó, a partir de ese momento, la posibilidad de que el creyente incursionara en un examen sensato e  independiente de la enseñanza de la iglesia  para confirmar o desmentir  las doctrinas so pena de caer bajo anatema. 

La práctica de hacer un análisis independiente fue común  hasta la formación del canon. Los escritores neo- testamentarios fueron los últimos creyentes en  usar la libertad de consciencia dada por el Creador para averiguar la solidez de lo que habían creído como Palabra De Dios. La prueba está  de que por mucho tiempo la Biblia sólo pudo ser leída por lo sacerdotes y al pueblo común se le vedó el derecho de leerla. 

Existe una realidad sepultada del Nazareno a los ojos de muchos cristianos. Quedó velada como consecuencia del seguimiento de la doctrina que triunfó en las controversias cristianas de los primeros siglos de la religión. Este Jesús desconocido apreciaba la tradición o costumbres heredadas de sus ancestros; pero las descalificaba como Palabra de Dios. Específicamente, sabía que el ritual hebreo era un derivado de las tradiciones culturales de su pueblo y no ley de Dios1. Es por eso que dijo que no había venido a abolir la ley sino a cumplirla. Pero como uno de los principales escritores neo testamentarios creía que el ritual era Ley de Dios se nos presentó a Jesús aboliéndola mediante la creencia de salvación a través  de su muerte. Sin embargo, Jesús estaba en concierto con el mensaje profético que desacreditaba al ritual como parte del pacto entre el pueblo y Dios y por ende como parte de la Ley de la Alianza.

Reiteradamente, este individuo, se autodenominó “hijo del hombre”. Por lo menos setenta y seis veces es rescatada, en los evangelios, su identificación como hijo de un hombre y no como un unigénito de Dios. El hecho es que en los relatos de su vida no hay una declaración abierta de su parte diciendo que es Dios. Se usa a Juan 20:28 para apoyar como Palabra de Dios, la doctrina de que Jesús es Dios. Sin embargo, tampoco allí Jesús dijo que era Dios. Es Tomás que lo exclama. ¿Pero se puede creer que el hermano de Jesús, Tomás, lo declarara Dios? Tanto Tomás como Jesús eran judíos; y la fe espiritual de los dos enunciaba que existe un solo Dios y Señor.

La lectura del evangelio pareciera indicar que el maestro recibió con mucho gusto la exclamación como si fuera un dios. Si el relato es verdadero, ¿No habría sido Jesús un oportunista? ¿Por qué se apresuraron a interpretar que recibió con beneplácito la exclamación porque era Dios, y ahí se terminó el asunto? La realidad histórica de Jesús, siendo judío, indicaría que tendría que haber estado trastornado para haber creído que era Dios. Aunque se usa a Juan 1:1 para apoyar la doctrina de la divinidad de Jesús, el uso no es en realidad legítimo porque el que lo dice es el escritor del evangelio. Es lo que creía u opinaba acerca del nazareno. Circunstancia muy lejana al establecimiento de un hecho probado.

Tampoco es valido afirmar que Jesús dijo que era Dios porque declaró que el Padre y yo somos uno. La lectura bíblica indica que el creyente es uno con Dios en su relación íntima, única y personal. No es por eso el creyente Dios. Además, Jesús declaró que hay un solo Dios, “El Señor, nuestro Dios, es el único Señor…” Mr. 12:29-31; y allí no hubo que adivinarlo o interpretarlo por la falta de claridad de su dicho. ¿Por qué no le creyeron? ¿Por qué no tomaron en serio sus palabras de que hay un solo Dios? La doctrina trinitaria apareció de la mano de Tertuliano más de doscientos años después de la muerte del maestro. Por cierto no fue esa una revelación del Nazareno. La doctrina de un dios trino está en oposición de lo que creía Jesús: Un único Señor.  

El Jesús ignorado de los evangelios dice que no es Dios, tiene un Dios que es un Señor único; es conocedor de la palabra profética clarificando que el ritual hebreo no era Ley de Dios, decía y repetía, para que sus seguidores no lo divinizaran como a un dios, que era Hijo de Hombre. Y predicaba el arrepentimiento para perdón d pecados no el remplazo del animal del ritual por el de su cuerpo para salvación del alma.

 

1 Leer en El fraude espiritual, La religión bíblica: Parte I Los sacrificios y holocaustos pág. 94 y Parte II Lo sacrificios y holocaustos en el NT.

 

No olvides de enviarlo a un amigo.

Opiniones y valoraciones respetuosas de conformidad o disidencia son bienvenidas. Sin embargo, la política de comentarios del sitio prohíbe observaciones basadas en malas palabras o amenazas.

Comentarios desactivados en El Jesús ignorado

Abr 25 2012


La tradición anula la Palabra de Dios

Filed under Sin categoría

La sentencia pertenece al líder principal de los cristianos. Fue recogida y guardada en Mateo capítulo 15. La historia de la iglesia y un análisis minucioso de la Biblia revela que sus seguidores, no reflexionando en su afirmación, anularon la voz de Dios por la tradición. Los líderes cristianos nos han enseñado durante casi 2000 años que la muerte y crucifixión de Jesús fue la voluntad de Dios y que los libros del llamado Nuevo Testamento son de inspiración divina sin serlo. En El fraude espiritual el lector podrá comprender en amplitud esas palabras. Sin embargo, nada extraño por cierto porque el comportamiento de los que sedimentaron esas creencias como Palabra de Dios fue igual al de los hermanos de sangre de Jesús.

El relato, del autor de Mateo, nos cuenta que escribas y sacerdotes de Jerusalén le preguntaron a Jesús por qué sus discípulos comían pan sin lavarse las manos como lo indicaba su tradición o costumbre.  Jesús les respondió con otra pregunta directa: “Y ustedes, ¿Por qué desobedecen el mandamiento de Dios por vuestras tradiciones?”  Este pasaje es  un claro ejemplo de como los israelitas habían suprimido la ley de Dios por la tradición heredada de sus ancestros. Que en síntesis sólo era parte de su legado cultural.

La relación entendida del relato era entre el ritual hebreo, que se practicaba en el templo, y uno de los mandamientos de Dios: “Honra a tu padre y a tu madre…’’ Los sacerdotes enseñaban que si lo único que el hijo tenía para dar a sus padres, para ayudarlos, era lo que tenía que entregar al templo, es decir las ofrendas establecidas en el Levítico que eran comestibles en su mayoría, al cumplir la entrega de las ofendas quedaba libre de deuda con el mandamiento de Dios de honrar al padre y a la madre. De esa forma los sacerdotes anulaban el mandamiento de Yahveh para hacer prevalecer el suyo. Que era un mandamiento humano. Las prácticas o leyes humanas del ritual no eran más importantes que lo que había dicho Dios se debía hacer. Debido a que los mandamientos de Dios nos indican lo que no se debe practicar para no contaminarse interiormente. Jesús lo explica al decir que lo que sale de la boca corrompe al hombre porque lo que entra por ella sale a la letrina. Es el consentimiento de delinquir que nace de nuestra consciencia  y de nuestro poder de decidir si cometer o no una acción delictiva, ante los ojos de Dios, lo importante no  los ritos del protocolo o costumbre de una religión.

El maestro,  entonces, yendo al grano de la cuestión les dice: “Así han anulado la Palabra de Dios por vuestra tradición. Hipócritas bien profetizó Isaías cuando dijo: “Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón esta lejos de mí. “En vano me rinden culto, enseñando doctrinas que son preceptos humanos.”

En este caso los preceptos humanos, la entrega de las ofrendas y parte del ritual hebreo, eran más importantes que ayudar a los padres, que era un mandamiento divino. Jesús aclaró en ese momento y en ese día que el ritual y sus prácticas eran tradición o costumbre de su pueblo y no Palabra de Dios. Sin embargo, nos enseñaron que el ritual con sus sacrificios de animales eran Palabra de Dios. Que fue la voluntad de Dios remplazar el animal del sacrifico por el sacrificio de un hombre bueno y que ese fue el plan benéfico de Dios para salvar al mundo del pecado, entre otras cosas relacionadas con una práctica ritual descalificada como Ley de Dios por Dios mismo a través del mensaje profético y por el máximo líder cristiano Jesús de Nazaret.

 

No olvides de enviarlo a un amigo.

Opiniones y valoraciones respetuosas de conformidad o disidencia son bienvenidas. Sin embargo, la política de comentarios del sitio prohibe observaciones basadas en malas palabras o amenazas.


Comentarios desactivados en La tradición anula la Palabra de Dios

Mar 25 2012


La muerte de un hombre no limpió nuestros pecados

Filed under Sin categoría

Así también, la muerte de un animal tampoco lo hacía. Era y es el perdón de Dios a través de nuestro arrepentimiento el que limpia el alma, crea un espíritu nuevo y suelta la atadura del pecado en nosotros. En la Biblia hay dos creencias con respecto a la forma de absolución de pecados: una a través del arrepentimiento y perdón divino y la otra a través de los sacrificios de animales. Estas dos creencias incompatibles corren a través de casi todos los libros bíblicos.

Los profetas negaron de parte de Dios que los sacrificios de animales eran parte de la alianza entre Dios y el pueblo1. Sin embargo, quedó escrito en el Nuevo Testamento que Pablo, un fariseo por educación y convicción, creía en el perdón de pecados a través de la muerte de animales  y no en el poder del arrepentimiento. El arrepentimiento no es  mencionado ni una sola vez por el apóstol. De lo que se reflexiona es del poder de absolución de pecados en la muerte de animales. Para la época de los escritos de Pablo, si realmente fueron sus escritos porque no se sabe a ciencia cierta, el arrepentimiento de pecados no era parte de las creencias religiosas hebreas o por lo menos de la secta farisea. Según podemos rescatar de los documentos neo-testamentarios.

El arrepentimiento es incluido como forma secundaria a la aceptación de Jesús como substituto del animal  en sacrificio. Es decir en el Nuevo Testamento se convergen, livianamente, las dos creencias de absoluciones. Sin analizar que las dos son incompatibles y no mencionando que el ritual es descalificado por Dios mismo como su Palabra a través de la prédica profética. Incompatibles son porque si la muerte de animales o la de un hombre nos limpian de pecados no hay necesidad de arrepentimiento. Y si hay necesidad de arrepentimiento la muerte de un hombre o de un animal es innecesaria. Es por esa misma razón, la de disconformidad, que una creencia de las dos sobre el mismo tema tenía que prevalecer sobre la otra en Israel. Si imperaba la creencia de que el arrepentimiento era la única gracia dada por Dios a los hombres para limpieza de errores, con el tiempo, el ritual se descalificaría por sí solo como absurdo. De otra manera, si la muerte de animales predominaba como la forma de absolución de pecados, la creencia del arrepentimiento de pecados se aminoraría hasta finalmente desaparecer. El hecho es que Pablo no conocía esa creencia. Pero en contraposición a la creencia Paulina, de Juan y del autor de los Hebreos  sobre la forma de absolución de pecados, Jesús y Juan el Bautista si  conocían la gracia del arrepentimiento. Por eso la predicaban junto al bautismo como símbolo de limpieza.

Estos dos tipos diferentes de creencias, con respecto al poder de limpieza de pecados, pugnaron entre sí durante largos periodos de tiempo entre  los hijos de Israel. La absolución de pecados a  través de la muerte de animales, el ritual,  era enseñada por lo sacerdotes. La limpieza de pecados  a través del arrepentimiento, y que negaba la inclusión del ritual como parte de la alianza entre Dios y el pueblo, por los profetas.  Estos dos dogmas fueron integrados en el cristianismo y es la confluencia de doctrinas creadas por el hombre, el ritual,  y la verdadera doctrina de Dios, en este específico caso: el perdón de Dios que se obtiene por la contrición sincera de corazón. No era necesaria la  muerte de animales menos la de un hombre para conseguir su perdón.

1 Para mayor información acerca del tema por favor lea La religión bíblica: Parte I y II en El fraude espiritual.

 No olvides de enviarlo a un amigo.

Opiniones y valoraciones respetuosas de conformidad o disidencia son bienvenidas. Sin embargo, la política de comentarios del sitio prohibe observaciones basadas en malas palabras o amenazas.

Comentarios desactivados en La muerte de un hombre no limpió nuestros pecados